Galaxia Oscura

Un equipo de astrónomos del Instituto Federal de Tecnología de Suiza (ETH) reporta haber identificado seis candidatos a galaxias oscuras, las cuales se distinguen por la ausencia, o escasa presencia de estrellas. Previsiblemente, esta particular carencia de cuerpos luminosos hace que este tipo de galaxias sean extremadamente difíciles de encontrar.

Las llamadas galaxias oscuras son una rara excepción. Algunos teóricos proponen que estos sistemas se conformaron como una parte integral de la formación galáctica; muchos modelos teóricos indican que habrían existido durante los primeros días de nuestro universo cuando la formación de estrellas no era tan común y fácil como lo fue después.

En este contexto, las galaxias oscuras pueden ofrecer a los astrónomos nueva información e ideas sobre cómo se forman las galaxias y cómo las estrellas emergen del gas difuso del medio intergaláctico.

Sin embargo, no se han adquirido muchas pruebas de datos para profundizar en estas galaxias y comprender su formación y evolución. La razón principal de este inconveniente es la falta de suficiente luz visible, lo que hace que sea extremadamente difícil para los astrónomos echar un vistazo a una galaxia oscura.

Esta es la razón por la cual este hallazgo tiene importancia. El equipo de investigadores encontró las débiles galaxias aprovechando las capacidades de los cuásares, objetos distantes impulsados ​​por agujeros negros supermasivos.

La intensa luz ultravioleta de un cuásar ilumina los átomos de hidrógeno cercanos, provocando una emisión llamada línea Lyman-alpha. De esta manera, actúa como una especie de linterna y permite a los astrónomos ver si alguna galaxia oscura, llena de hidrógeno, se encuentra cerca del cuásar.

Los astrónomos utilizaron el Very Large Telescope (VLT) del Observatorio Europeo Austral en el desierto de Atacama, en el norte de Chile, para explorar los cielos y buscar galaxias oscuras cercanas a los cuásares a grandes distancias de nuestro planeta, unos 12 mil millones de años luz.

Usando el instrumento Explorador Espectroscópico de Múltiples Unidades (MUSE) integrado al VLT en el año 2014, el equipo observó seis cuásares durante un período de 10 horas cada uno y recogió 200 fuentes de emisiones de Lyman-alfa.

Un análisis más detallado reveló que de los 200, seis tenían pocas probabilidades de ser poblaciones estelares normales, lo que los convierte en candidatos sólidos para las galaxias oscuras.

La investigadora Raffaella Anna Marino, afiliada al Departamento de Física del ETH y coautora del estudio, expresó: “Cada campo de quasar observado con MUSE ofrecerá el potencial para descubrir nuevos candidatos de galaxias oscuras y proporcionar información crucial sobre las fases tempranas y sombrías de la formación de galaxias.”

Si bien aún no se cuenta con pruebas sólidas de que estos candidatos sean galaxias oscuras, se parecen mucho más a eso que a cualquier otra cosa, concluyeron los autores del estudio.

Referencia: Dark Galaxy Candidates at Redshift ~3.5 Detected with MUSE. The Astrophysical Journal, 2018. https://doi.org/10.3847/1538-4357/aab6aa