Robots Fibra Optica Nervio Artificial

Los ingenieros especializados en robótica e Inteligencia Artificial (IA) han logrado que los robots puedan ejecutar con facilidad una gran cantidad de actividades y trabajos incluso mucho mejor que los seres humanos, sin embargo, que un robot tenga sentido del tacto es una idea que muchas veces solo nos imaginamos en una película de ficción.

Días atrás mencionamos a Goosebumps, un pequeño robot, similar a un juguete, que contiene una especie de almohadillas fabricadas con piel de elastómetro y que le permiten expresarse cuando una persona las toca. Asimismo, en septiembre de 2017 los investigadores de la Universidad de Houston crearon una tecnología extensible que serviría como una piel artificial para que una mano robótica que podría sentir la diferencia entre el calor y el frío.

Ahora, los ingenieros de la Ecole Polytechnique Féderale de Lausanne (EPFL) en Suiza han publicado un documento donde se revela un material que podría ser utilizado para incorporar sensibilidad a los robots. En concreto, se trata de unos cables ultradelgados y flexibles basados en fibra óptica que permiten que un material como el plástico pueda enviar señales electrónicas en respuesta al tacto.

Fabien Sorin, autor principal de la investigación aseguró que los ingenieros se inspiraron en la idea de un nervio artificial que permitiera a un robot interactuar con las personas a medida que percibe estímulos físicos. Sorin explica que el nervio artificial creado por él y sus colegas está basado en fibra óptica y además está impulsado por electrodos.

El nervio se fabricó a partir de un bloque de plástico denso, que los investigadores calentaron y posteriormente manipularon para obtener los pequeños y flexibles conductores. Posteriormente, los ingenieros colocaron los electrodos exactamente en las zonas donde los querían, de forma que mientras más se alargaba el plástico, las fibras envolvían los conductores.

El material resultante es altamente elástico y suave, lo que lo hace ideal para ser incoporado en las articulaciones artificiales de un robot. Los cables pueden incluir varias capas de electrodos, lo que permite que el nivel de intensidad de las respuestas sea variado.

El equipo de expertos aún no ha definido cuáles serían las aplicaciones de la tecnología que han creado, sin embargo, ya han presentado varias patentes. Incluso, se ha especulado que una de las aplicaciones podría ser la creación de telas inteligentes para confeccionar prendas de ropa en el futuro.

Referencia: Superelastic Multimaterial Electronic and Photonic Fibers and Devices via Thermal Drawing. Advanced Materials. First published: 25 May 2018, https://doi.org/10.1002/adma.201707251.