Nanoparticulas Cancer

El glioblastoma es un tipo de cáncer cerebral que se distingue por su agresividad y alta tasa de mortalidad; quienes tienen la mala suerte de ser diagnosticados con esta enfermedad no tienen muchas opciones de tratamiento, y generalmente tienen una expectativa de vida de poco más de un año.

De manera promisoria, científicos del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) han tratado con éxito tumores de glioblastoma en ratones, usando diminutas cápsulas nanométricas que administran el tratamiento directamente en el tumor, matando a las células cancerosas y previniendo el rebrote.

Monsanto deberá pagar una millonaria multa por no advertir que uno de sus herbicidas puede ser carcinógeno

Las nanopartículas conocidas como liposomas, especialmente diseñadas para que puedan atravesar fácilmente la barrera hematoencefálica y unirse directamente a las células tumorales, transportan dos medicamentos diferentes: en el interior llevan un medicamento de quimioterapia común llamado temozolomida, el cual daña el ADN de las células tumorales, mientras que en la capa externa contienen el fármaco JQ-1, que reduce la capacidad del tumor para reparar ese daño en el ADN.

Las partículas se recubren luego en una proteína llamada transferrina, que se funde y se adhiere a las proteínas en la capa superficial de las células tumorales. Esto es lo que le impide que los medicamentos contenidos en las nanopartículas lleguen a las células sanas y garantiza que los medicamentos sólo afecten al glioblastoma.

Debido a que el tratamiento es tan específico, se pueden administrar dosis más altas de medicamentos de quimioterapia sin provocar efectos secundarios no deseados, como hematomas y náuseas, entre otros síntomas.

Para probar las nanopartículas, los investigadores las administraron a ratones con tumores de glioblastoma y descubrieron que el tratamiento redujo con éxito los tumores y evitó que volvieran a crecer.

Inicialmente, las capas externas se disolvieron y liberaron el fármaco JQ-1, anulando los sistemas de reparación de las células cancerosas. Luego, aproximadamente 24 horas después, el medicamento temozolomida fue liberado en el tumor ahora vulnerable.

El equipo también encontró que el tratamiento con las nanopartículas cubiertas con la proteína transferrina fue más efectivo: los ratones que recibieron este tratamiento sobrevivieron el doble que los animales que fueron tratados con nanopartículas que no contenían transferrina, o simplemente con inyecciones de temozolomida y JQ-1 en el torrente sanguíneo, con el añadido que también mostraron menos daño tisular no tumoral.

Los autores del estudio indican que uno de los aspectos más prometedores de este enfoque, es el hecho de que todos los componentes individuales de las nanopartículas ya han sido aprobados para uso humano por la FDA, lo que debería acelerar la transición a ensayos clínicos en pacientes con la enfermedad.

Referencia: Targeting transferrin receptors at the blood-brain barrier improves the uptake of immunoliposomes and subsequent cargo transport into the brain parenchyma. Scientific Reports, 2018. http://dx.doi.org/10.1038/s41598-017-11220-1

Más en TekCrispy