Los resultados de un estudio revelan que el cerebro consolida información social incluso cuando está en reposo. Los hallazgos demuestran empíricamente por primera vez, cómo dos regiones del cerebro experimentan una mayor conectividad durante el descanso después de codificar nueva información social.

La investigación examinó el papel de dos regiones cerebrales: la corteza prefrontal medial y la unión temporal, que son esenciales para la inferencia social o nuestra capacidad para evaluar las personalidades, los estados mentales y las intenciones de otras personas.

Estudios previos mostraron que estas dos regiones tienden a experimentar un pico espontáneo en la conectividad durante el descanso y, como tales, se consideran parte de la red predeterminada del cerebro. En el estudio actual, los investigadores examinaron si estas dos regiones de red predeterminadas consolidan la información social durante el descanso.

Para el estudio, se solicitó a 19 participantes que, durante una sesión de exploración cerebral, completaran tareas de codificación social y no social, mientras se realizaba una resonancia magnética funcional.

Antes de la codificación, a los participantes se les realizaba un escaneo de referencia en estado de reposo que tenía una duración de un poco más de 8 minutos, en el que podían pensar en cualquier cosa, siempre que permanecieran despiertos, y otro escaneo después de cada tarea.

Para la tarea de codificación social, se les pidió a los participantes que miraran una fotografía de una persona, el título de su trabajo, como “doctor”, y dos rasgos utilizados para describir al individuo, como “educado” o “sincero”. Posteriormente se les pidió que evaluaran la impresión de la persona calificando la calidez y competencia.

En la tarea de codificación no social a los participantes se les presentó fotografías de un lugar que estaba emparejado con dos rasgos utilizados para describirlo, sobre el cual se les pidió que evaluaran la calidez y amabilidad del lugar.

Inmediatamente después del escaneo, los participantes completaron una prueba de memoria asociativa sorpresa, para evaluar si podían identificar con precisión ciertas fotos de personas y lugares, y sus respectivos conjuntos de rasgos, que se presentaron anteriormente.

Los hallazgos revelaron que durante el período de descanso inmediatamente después de la codificación social, hubo un aumento en la conectividad entre la corteza prefrontal medial y las regiones de unión tempoparietal. Cuanto mayor sea la conectividad entre estas dos regiones de red predeterminadas, mayores serán los niveles de rendimiento de la memoria social.

Los resultados sugieren que el cerebro consolida la información social tan pronto como tiene la oportunidad de descansar, lo que apunta a explicar por qué las relaciones sociales ocupan gran parte de nuestra energía mental.

Referencia: Evidence That Default Network Connectivity During Rest Consolidates Social Information. Cerebral Cortex, 2018. https://doi.org/10.1093/cercor/bhy071

Más en TekCrispy