Ave Terrestre

Hace unos 66 millones de años el mundo ardió. El impacto de un asteroide del tamaño del monte Everest produjo un cataclismo que arrasó con las tres cuartas partes de la vida en el planeta, incluyendo los dinosaurios. Una nueva investigación sugiere que las monumentales secuelas de ese evento no sólo afectaron a los reinantes reptiles, sino que los bosques del planeta diezmaron, lo que derivó en la extinción de la mayoría de las aves.

Luego de realizar un minucioso análisis del registro fósil en plantas y aves de Nueva Zelanda, Japón, Europa y América del Norte, los investigadores tuvieron una imagen más amplia del escenario del momento, encontrando que los incendios forestales generalizados hicieron imposible que las aves dependientes de árboles sobrevivieran, lo que significa que la gran diversidad aviar de hoy, probablemente surgió de unos pocos sobrevivientes.

En este punto, los científicos proponen que las pocas aves que lograron perpetuarse eran habitantes de la tierra, aves cuyos restos fosilizados muestran patas más largas y resistentes, como las que vemos en los modernos kiwis y los emús.

A medida que los investigadores marcaron el árbol genealógico aviar, observaron que las especies que habitan en los árboles, que en la actualidad superan por mucho a las especies que viven en el suelo, tenían ancestros terrestres.

Entre las aves modernas, parece que sólo cinco grupos son anteriores al impacto del asteroide, entre las que se encuentran especies como los avestruces, los patos y los pollos de hoy en día.

Esta imagen representa el tipo de ave que sobrevivió a las ardientes consecuencias del asteroide que extinguió a los dinosaurios

De acuerdo al estudio, los ancestros de estas especies probablemente eran pequeños habitantes terrestres, como las codornices, y argumentan que es posible que hayan sobrevivido alimentándose con semillas conservadas en el suelo.

El investigador Daniel J. Field, paleontólogo, ornitólogo y biólogo evolutivo afiliado al Centro Milner para la Evolución de la Universidad de Bath y autor principal del estudio, explicó:

“En la actualidad, las aves son el grupo de animales vertebrados terrestres más diverso y globalmente extendido: hay casi 11.000 especies vivas. Sólo un puñado de linajes ancestrales de aves logró sobrevivir al evento de extinción en masa ocurrido hace 66 millones de años, y toda la asombrosa diversidad de aves vivas de hoy puede rastrearse hasta estos antiguos sobrevivientes”.

Las conclusiones de este estudio representan una explicación intrigante de por qué solo unos pocos linajes de aves sobrevivieron al evento de extinción masiva que acabo con los dinosaurios.

El equipo de investigadores ahora se enfoca en reconstruir la recuperación de las poblaciones de aves y cómo surgieron y prosperaron nuevas especies en el nicho ecológico dejado por la extinción de los dinosaurios.

Referencia: Early Evolution of Modern Birds Structured by Global Forest Collapse at the End-Cretaceous Mass Extinction. Current Biology, 2018. https://doi.org/10.1016/j.cub.2018.04.062