Norway Bank

El Banco Central del país nórdico se está preparando para un futuro en el que podría emitir una criptomoneda oficial en medio de una caída en el uso de efectivo en la nación.

Al analizar esta posibilidad, un grupo de trabajo del Norges Bank publicó un informe titulado “Criptomonedas del Banco Central“, que explica que, a medida que los ciudadanos abandonan las formas físicas del dinero, el banco debe considerar “una serie de nuevos atributos que son importantes para garantizar un sistema de pago sólido y eficiente”.

El banco DNB ya dejó de manejar efectivo, con Trond Bentestuen, vicepresidente ejecutivo del grupo de administración de patrimonios y seguros de la entidad, diciéndole a los medios locales ya en 2016, que solo el 6% de los noruegos usa efectivo diariamente.

Además, Jon Nicolaisen, vicegobernador del Norges Bank, declaró en un discurso en abril pasado que el papel del efectivo “continúa disminuyendo” a medida que los consumidores avanzan hacia los pagos electrónicos, y agregó que “para muchos consumidores, el dinero del banco central electrónico podría proporcionar una alternativa, como lo hace actualmente”.

A su vez, el nuevo informe analiza diversas características y propósitos para un CBDC y sugiere algunos roles que “merecen mayor consideración”, incluso como una alternativa a los depósitos en bancos privados (además del efectivo); como una solución de respaldo para los sistemas estándar de pago electrónico; y para proporcionar una moneda legal adecuada como un complemento al efectivo.

Describiendo los sistemas basados ​​en la tecnología Blockchain como “inmaduros”, el informe explica, además, que el modelo preferido para el CBDC sería “basado en cuenta” – centralizado y almacenado en una base de datos – o “basado en valores” – descentralizado y almacenado en chips electrónicos como tarjetas prepagas o tarjetas SIM.

Sin embargo, los autores continúan:

Un CBDC plantea problemas complejos. Prácticamente no hay experiencia internacional para aprovechar. Se necesita un análisis más profundo para evaluar los propósitos de un CBDC, los tipos de soluciones que mejor logran estos propósitos y los beneficios medidos frente a los costos financieros y de otro tipo.

Finalmente, los autores concluyen que es “demasiado pronto” para concluir si el Norges Bank debería tomar la iniciativa y lanzar una criptomoneda del banco central; pero, al mismo tiempo, el grupo de trabajo no identificó problemas que pudieran descartar la idea.