Recientemente, la Comisión Nacional del Mercado de Valores de España (CNMV)                –organismo gubernamental encargado de regular el mercado en el territorio– ratificó su posición sobre la creación de fondos de inversión en criptomonedas.

Asimismo, aclaró que dichas inversiones podrán efectuarse a través de tres entidades legales del país. En este sentido, los funcionarios destacaron lo siguiente:

Este tipo de fondos tendrían cabida legal en la Ley 22/2014, que regula, a parte de los capitales de riesgo, a otras entidades de inversión colectiva de tipo cerrado, junto a sus entidades gestoras.

Cabe destacar que la Comisión ya ha emitido su opinión en pasadas ocasiones; esta vez se enfocará en los requisitos impuestos por las herramientas legales aplicadas a este tipo de inversiones.

De acuerdo con lo proclamado en la ley del 2014, los fondos con criptoactivos podrán crearse mediante tres tipos de entidades legales, entre las que contamos al EICC (Entidad de Inversión Colectiva de tipo Cerrado), SICC (Entidad de Inversión Colectiva de Sociedades tipo Cerrado) y el FICC (Entidad de Fondos de Inversión Colectiva tipo Cerrado).

Cada una tiene una serie de requisitos que deben cumplirse.

En el caso de Las EICC, el artículo 2.1. entra en vigor, el cual establece que:

En primer lugar, las desinversiones [del fondo] deben ocurrir simultáneamente para todos los inversores o participantes. En segundo lugar, lo recibido por cada inversor o participante se basa en los derechos que le corresponden a cada uno de ellos, de acuerdo con los términos establecidos en sus estatutos o reglamentos para cada clase de acciones o participaciones.

Por su parte, en lo que concierne al FICC Y SICC, éstos podrán crearse dependiendo de las preferencias del solicitante. Por ejemplo, en el caso del FICC deberán estar bajo la gerencia de “una Sociedad Gestora de Entidades de Inversión Colectiva de Tipo Cerrado (SGEIC)“.

Sin embargo, la entidad aclara que, de igual forma, existen ciertas limitaciones en términos jurídicos que aún hay que evaluar.

A pesar del encaje teórico en esta figura, la inversión de FICC y SICC en criptomonedas plantea una serie de problemas prácticos sobre cómo cumplir con la normativa en relación con la valoración de los activos, la gestión de la liquidez y la garantía de custodia.

La Comisión también enfatizó la necesidad de seguir los lineamientos de las entidades oficiales debido al creciente índice de delitos asociados al comercio digital. Igualmente, exhortó regirse bajo los dictámenes del CNMV y otras organizaciones de la región europea.