Tiburon Anguila 1

Cerca del 70 por ciento de la corteza terrestre está cubierta por los océanos, cuyas aguas albergan una gran cantidad de vida animal. Se estima que aproximadamente el 95 por ciento permanece inexplorado, lo que resulta ser bastante inquietante, ya que hay una plétora de especies de animales y seres acuáticos en las profundidades de los océanos que todavía no se han descubierto.

Uno de esos escalofriantes ejemplares es el Chlamydoselachus anguineus, una extraña especie conocida como tiburón anguila, tiburón de gorguera o clámide. Se trata de una singular criatura marina que poco, o nada, ha evolucionado desde la era de los dinosaurios y se distingue por tener una apariencia intimidante que se resalta por sus amenazantes dientes increíblemente arreglados.

De acuerdo a los informes, esta especie de tiburón de aspecto mortífero es una de las criaturas viviente más antigua y espeluznante en la faz de la Tierra, lo que fundamenta la interrogante sobre cómo han sobrevivido tanto tiempo, más cuando se sabe que sus contemporáneos prehistóricos, lista en la que figuran el Tiranosaurio rex y el triceratops, desaparecieron durante el período Cretácico.

El descubrimiento de esta singular criatura se originó cuando un grupo de científicos provenientes del Instituto para el Mar y la Atmósfera de la Unión Europea, visitó el Océano Atlántico en noviembre de 2017. Su objetivo era encontrar una manera de minimizar las capturas no deseadas en la pesca comercial, pero inesperadamente, terminaron capturando una de las criaturas más raras y antiguas del planeta.

El tiburón anguila un verdadero fósil viviente cuyos orígenes se remontan a 80 millones de años, una de las pocas especies de esa antigüedad que aún existen hoy en día.

Los científicos se refirieron a la criatura como “fósil viviente” porque sus orígenes datan de hace 80 millones de años, por lo que es una de las pocas especies de esa antigüedad que aún existen hoy en día.

El Instituto indicó que se trataba de un ejemplar macho con una longitud de 1,5 metros (5 pies) y fue capturado a una profundidad de 700 metros (2.300 pies) en aguas del complejo de Portimao de Portugal.

El tiburón, que tiene una anatomía bastante básica, cuerpo largo y delgado parecido a una serpiente, es poco conocido en términos de su biología o ambiente, porque vive a grandes profundidades en el Atlántico y en las costas de Australia, Nueva Zelanda y Japón.

La investigadora Margarida Castro, profesora de la Universidad del Algarve, explicó que el tiburón debe su nombre al arreglo de sus 300 dientes, “lo que le permite atrapar calamares, peces y otros tiburones en embestidas repentinas”.

Esta criatura en un claro recordatorio de que algunos de los seres más espeluznantes que existen en la faz de la Tierra, se encuentran sumergidos debajo de lo que parece ser una serena superficie oceánica.

Referencia: Chlamydoselachus anguineus. Fisheries and Aquaculture Department, Food and Agriculture Organization of the United Nations. http://www.fao.org/fishery/species/11367/en

Más en TekCrispy