Luego del anuncio del Ministerio de Finanzas de Polonia sobre establecer impuestos en todas las transacciones con criptomonedas, ahora parece que su propio gabinete dará un paso atrás e impondrá una medida temporal de abandono, mientras se buscan soluciones al sistema actual.

Esta decisión llega después de la reacción poco favorecedora por parte de los grupos que apoyan el comercio digital descentralizado.

De acuerdo con el sitio del Business Insider Polska, “el Ministerio de Finanzas aceptó que los efectos de la medida eran irracionales. En un principio impusimos la legislación polaca sobre impuestos a transacciones, lo cual trajo resultados contraproducentes. Hasta el momento, el ministerio no ha hecho nada más que reconocer a las criptomonedas como propiedades, lo que automáticamente las arroja dentro de la ley que rige el pago de impuestos sobre cualquier transacción”, comentó el ministro de finanzas Paweł Gruza.

El ministro Gruza también hizo referencia al tema controversial, anunciado al fin de la campaña del 30 de abril, en cuanto a la declaración obligatoria de impuestos sobre toda ganancia con monedas digitales.

Desafortunadamente, aquellos que ya declararon sus impuestos anuales no recibirán un reembolso, aunque la nueva política esté en curso de acción. “Estamos trabajando en soluciones legislativas para resolver este problema. Asimismo, hemos establecido un grupo de trabajo para desarrollar reglas de impuestos simples y transparentes”, aclaró el funcionario.

Cabe destacar que la postura del gobierno polaco en torno a las criptomonedas ha sido un tanto dura, especialmente en los últimos meses, en los que se han ejecutado campañas agresivas en contra de todo comercio digital con criptomonedas.

A finales de abril, por ejemplo, se dio a conocer la decisión del Banco Central de financiar campañas políticas mediante videos, encabezados por El organismo de supervisión financiero de Polonia (KNF), para advertir sobre los riesgos en las inversiones con criptomonedas.

De acuerdo con los voceros, se estima que la nueva legislación entrará en vigencia a partir del próximo 2019.