Planeta Nueve

Un gran equipo internacional de astrónomos ha encontrado lo que describen como más evidencia de la existencia del llamado Planeta Nueve. Los investigadores encontraron una roca espacial que da crédito a la idea de que realmente existe un enorme planeta en los límites exteriores de nuestro sistema solar.

En el año 2016, astrónomos de la Universidad Tecnológica de California (Caltech) propusieron la posible existencia de un gran planeta que rodea el Sol, lo que lo convertiría en el noveno planeta de nuestro sistema solar.

Los investigadores hicieron su predicción basada en observaciones de objetos helados que existen en el borde del sistema solar: sus órbitas estaban claramente deformadas por una masa gravitacional. Sugirieron que un planeta muy distante de aproximadamente cuatro veces el tamaño de la Tierra, pero con 10 veces su masa, podría explicar el comportamiento extraño.

El nuevo asteroide, llamado 2015 BP519, se suma a un creciente número de evidencia de que objetos pequeños del sistema solar están siendo perturbados por algo grande. Los astrónomos detallaron su descubrimiento indicando que el extraño ángulo de su órbita da más peso a la idea de que un gran planeta está oculto en los confines del sistema solar.

Si el Planeta Nueve existe, es probable que sólo sea cuestión de tiempo para que los astrónomos lo encuentren. Sin embargo, no se trata de una tarea fácil, porque se calcula que la órbita está muy lejos.

Este hipotético planeta probablemente esté varias veces más lejos que Plutón, lo que significa que es apenas es un minúsculo punto incluso en nuestros telescopios más poderosos, y además está oscuro. Para agregar más dificultad, está la complicación de que no sabemos exactamente dónde se supone que debe estar.

El equipo de investigadores ha pasado los últimos años siguiendo la órbita del asteroide  2015 BP519 e intentando descubrir de dónde vino este gran cuerpo espacial.

Para localizar el origen de este objeto, los astrónomos realizaron simulaciones por computadora del sistema solar, con los cuales recorrieron la órbita del asteroide tanto como 4.500 millones de años en el pasado y el futuro, y no encontraron nada que pudiera explicar cómo 2015 BP519 tiene su particular órbita inclinada de 54 grados, excepto por la influencia del Planeta Nueve.

El astrónomo David Gerdes, académico de la Universidad de Michigan y coautor de la investigación, manifestó: “El asteroide 2015 BP519 no es una prueba de que el Planeta Nueve exista. Pero yo diría que la presencia de un objeto como este en nuestro sistema solar, refuerza el caso de la existencia del elusivo y hasta ahora no descubierto Planeta Nueve”.

Referencia: Discovery and Dynamical Analysis of an Extreme Trans-Neptunian Object with a High Orbital Inclination. Earth and Planetary Astrophysics, 2018. arXiv:1805.05355