La historia de Elizabeth Holmes es digna de una película de Hollywood: a los 19 años, tras abandonar sus estudios universitarios, fundó la compañía Theranos, a partir de lo que se propuso revolucionar la industria de los diagnósticos de laboratorio creando un dispositivo de bajo costo que diese resultados en tiempo real a los consumidores.

Lo que no sabía es que, más adelante, su emprendimiento, que realmente era un engaño, se traduciría en pasar de tener un valor de más de cuatro mil millones de dólares a cero, entre otras amonestaciones. No obstante, no todo se trata del fracaso, pues, tal como veremos a continuación, de esta engorrosa historia podemos derivar algunas nociones inspiradoras sobre el emprendimiento y la capacidad de esta mujer para abrirse paso en una industria dominada por los hombres.

¿Quién es Elizabeth Holmes?

Holmes es una empresaria norteamericana nacida en 1984, conocida mundialmente como la fundadora y directora ejecutiva de Theranos, una compañía de servicios en tecnologías de la salud y de laboratorios clínicos dedicada al desarrollo de técnicas que permitiesen obtener datos a partir de pequeñas muestras de sangre.

En el año 2002, Elizabeth ingresó a la Universidad de Stanford para estudiar Química, logrando resultados académicos bastante destacables y llegando a recibir importantes becas que le permitieron desarrollar sus proyectos de investigación. Tras diversos estudios, a los 19 años, decide abandonar la Universidad para crear su propia empresa junto a uno de sus profesores.

Los triunfadores piensan que su éxito fue ganado incluso si fue por suerte

Así fue como, en el 2003, usando el dinero que habían ahorrado sus padres para su educación, fundó la empresa Real-Time Cures, en Palo Alto, California; más tarde, cambiaría el nombre de la empresa a Theranos, mezclando las palabras en inglés “therapy” y “diagnosis”; en un principio, trabajaban en el sótano de una casa de un grupo universitario, y, luego de una década, lograron aumentar su capital a 400 millones de dólares, con más de 500 empleados.

De esta forma, Elizabeth Holmes pasó de tomar los 3.000 dólares que tenía ahorrados a convertirse en una de las mujeres más ricas a nivel mundial, según la revista Forbes. De acuerdo a la compañía, eran capaces de realizar análisis de sangre más completos, de forma más rápida, económica y automatizada que a partir de los métodos tradicionales. Adicionalmente, empleaban un sistema menos invasivo, pues se prescindía de las temidas agujas.

En este sentido, desarrollaron equipos con los que, con tan solo una gota de sangre u orina del tamaño de una pastilla, supuestamente eran capaces de realizarle cualquier prueba de laboratorio a los pacientes. En vista de esto, para el año 2013, firmaron un contrato con Walgreen´s para realizar todos sus exámenes médicos, con la promesa de distribuir sus servicios a todas las farmacias norteamericanas, aplicando diagnósticos rápidos a todos los pacientes de la nación.

Theranos, la startup fraudulenta hasta el núcleo

Sin embargo, no todo era tan perfecto como lo pintaban. Las muestras de sangre u orina, eran enviadas por mensajería a los laboratorios de análisis, por lo que, en este proceso de transporte, las condiciones de las muestras dejaban de cumplir las normativas de conservación.

Este sería uno de los primeros problemas que enfrentaría Holmes, puesto que la inadecuada cadena de custodia de las muestras durante su transporte, implicaba que las pruebas terminaban completamente contaminadas, arrojando resultados erróneos; adicionalmente, habían problemas con los equipos de análisis y la empresa carecía de personal verdaderamente especializado.

De esta forma, la meta de analizar millones de muestras rápidamente, se redujo a apenas miles, y la tecnología desarrollada por Holmes, demostró ser no más que una modificación básica de los modelos tradicionales usados por sus competidores. Rápidamente, los datos empezaron a mostrar fallas e incorrecciones en los resultados arrojados por sus estudios; aún más, luego se demostró que la empresa, a pesar de tener consciencia de que sus análisis no eran adecuados, continuaba enviando los resultados a sus pacientes.

Posteriormente, en 2015, la situación dio un giro vertiginoso: John Ionnidis, profesor de la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford, escribió una carta a la Asociación Medica Americana acusando a la compañía de usar la atención mediática para crear emoción en los consumidores, sin someterse a los procesos regulares de revisión de la comunidad médica.

Para el mes de Octubre del mismo año, la controversia se agudizó tras una publicación del diario The Wall Street Journal en el que, el dos veces ganador del Premio Pulitzer, John Carreyrou, cuestionaba la precisión de uno de sus equipos, llamado Edison, diciendo que exageraban sus bondades.

Esto terminó de destruir la credibilidad de la compañía, puesto que, a pesar de que se jactaban de que la maquina tenía la capacidad de detectar hasta 240 enfermedades, la verdad es que apenas podía procesar 15 tipos de pruebas de laboratorio. De esta publicación se derivaron múltiples investigaciones que terminaron por demostrar que la mayoría de los exámenes de la compañía estaban mal y que los laboratorios de Theranos no pasaban las pruebas mínimas de seguridad e higiene exigidas por la ley americana.

Así, tras una visita sorpresa de la Food and Drug Administration (FDA), institución encargada de estas investigaciones, el gobierno le retiró a la empresa las pocas certificaciones que tenía y le prohibió a Holmes, su directora ejecutiva, operar laboratorios por al menos dos años.

En líneas generales, se hizo público que Theranos realizaba análisis de sangre a miles de pacientes antes de tener los desarrollos tecnológicos adecuados, además de que sobrevaloraban las virtudes de sus servicios, pudiendo alterar la calidad de vida de muchas personas.

Luego de años de despidos, peleas sanguinarias entre inversores y querellas colectivas, además de investigaciones federales tanto a nivel sanitario como financiero, a Holmes se le acusa de cometer una estafa masiva, sobre la base de una revolución biomédica que resultó ser una fachada para mentir sobre los resultados financieros, empresariales y tecnológicos de Theranos.

Actualmente, Holmes evitará la cárcel y los juzgados si cede sus acciones -el 50%- y el control de la empresa a los inversores, además de pagar una multa de medio millón de dólares. Por lo tanto, la emprendedora, quien en algún momento soñó con verse en la cima de la gloria junto a Bill Gates, Mark Zuckerberg o Steve Jobs, ya no tendrá la oportunidad de pasar a la eternidad ni aunque su empresa logre, en algún momento de la historia, cumplir con sus promesas.

10 Frases Inspiracionales De Elizabeth Holmes Para Todo Emprendedor —pese a su fracaso

No todo lo narrado anteriormente implica una desgracia, pues hasta del fracaso pueden obtenerse cosas buenas; tal como veremos a continuación, de la corta historia de éxito que pudo experimentar Holmes, pueden desprenderse algunas dosis de sabiduría de sus planteamientos, lo que ha logrado inspirar a jóvenes emprendedores y que sin duda debemos rescatar.

1. En una reseña de Forbes, al referirse sobre su valiente incursión a una industria dominada por los hombres, expresó: “Si yo pudiera mostrar que en este país, una chica de 19 años puede retirarse de la Universidad y construir algo como esto (…) entonces otras mujeres pudiesen hacerlo”.

2. Por su parte, en una entrevista para la publicación San Jose Mercury News, criticó el sistema tradicional: “Aquí, en California, puedo ir, comprar una pistola y dispararme, pero no puedo hacerme un test de vitamina D sin permiso”.

3. En la misma línea, planteaba que: “El acceso a la información de salud asequible y en tiempo real es un derecho humano básico y un derecho civil (…) si la gente pudiera empezar a comprender realmente sus cuerpos, eso podría ayudarlos a cambiar sus vidas”.

4. En una entrevista para la revista Glamour, ofreció consejos inspiradores para las mujeres que desean abrirse paso en el mundo de los negocios: “Encuentra algo que ames y no lo dejes ir sin importar que. Creo que Winston Churchill sabía de lo que estaba hablando cuando dijo “nunca te rindas” (…) yo puedo decir que soy la prueba viviente de que si lo puedes imaginar, lo puedes lograr”.

5. Para la edición 2015 de la Revista Forbes, aconsejó a los nuevos emprendedores: “Serás derrumbado una y otra vez, y te pondrás de pie (…) he sido derrumbada un montón de veces, hasta que tuve claro qué era lo que quería hacer, y empezaría esta compañía 10.000 veces más de ser necesario”.

6. En 2014, al hablar sobre sus motivaciones y su empoderamiento, con la publicación New York Profile, comentó: “Lo más asombroso de mí es que nadie me dijo nunca que yo no podría hacer todas estas cosas”.

7. En el evento Fortune, ofreció inspiración sobre seguir los instintos para lograr los sueños, en función de su decisión de abandonar sus estudios universitarios para desarrollar su emprendimiento: “Es ese momento en el que descubres para lo que naciste. Para mí, llegue al punto en el que me di cuenta de que estaba perdiendo mi tiempo y el dinero de mis padres en clases que no me llevarían a nada. En ese momento todo fue muy claro para mí: esto es lo que siempre he querido hacer con mi vida”.

8. En un conversatorio sobre emprendimiento en la Escuela de Negocios de Stanford en el 2015, expresó: “Creo que cuando desarrollas un plan alternativo, estas admitiendo que no tendrás éxito”.

Los triunfadores piensan que su éxito fue ganado incluso si fue por suerte

9. Igualmente, sobre emprender, dijo: “Si fallas, sigue intentándolo (…) no puedes hacer algo como esto sin enfrentar el fracaso constantemente (…) nuestro objetivo es batear la mayor cantidad de pelotas, lograremos una buena cantidad de home runs, pero también obtendremos algunos strikes, pero no cometeremos los mismos errores dos veces”.

10. Al descubrirse el engaño, frente a un escándalo que amenazaba con destruir el trabajo de su vida, en una entrevista con la NBC, negó que su compañía estuviese mal, dibujándose como una víctima de las grandes corporaciones que no querían que ella y sus productos revolucionaran la industria: “Esto es lo que sucede cuando quieres cambiar las cosas. Primero piensan que estás loca, luego te combaten. Finalmente, cambias al mundo. Debo decir que me sorprendió que el Wall Street Journal publicara tan mal artículo”.

Más en TekCrispy