Tela Humeda

Desde la primera infancia aprendemos a distinguir entre húmedo y seco, no sólo por el tacto, sino también por la vista. Uno de los ejemplos más comunes se encuentra en la tela, la cual se percibe en diferentes tonalidades dependiendo si está seca o húmeda; pero, ¿a qué se debe este fenómeno?

La forma en que percibimos el color es por la luz que rebota del objeto que estamos viendo. Cuando una luz blanca, que contiene todos los colores, llega a un vestido azul, por ejemplo, todos los colores de la luz son absorbidos por el vestido, a excepción del azul, el cual se emite. Esta luz azul emitida por el vestido es la razón por la que lo percibimos de ese color.

En términos simples, la tela húmeda tiene una apariencia más oscura porque la mezcla de agua y tela doblega la refracción de la luz y permite que llegue menos a la retina.

La tela está compuesta de fibras y microfibras, entre las cuales hay aire. Cuando la tela está seca, los fotones de la luz se absorben en el objeto, pero algunos se reflejan en el ojo y representan el color del objeto.

Sin embargo, cuando la tela se moja, el agua llena los espacios entre las fibras y las microfibras, haciendo que los fotones de luz tengan que atravesar al agua y se curven, por lo que parte de la luz que habría visto cuando el paño estaba seco ahora se ha desviado, lo que hace que el tejido parezca más oscuro.

De hecho, el agua hará que la velocidad de la luz sea más lenta. La luz viaja en línea recta a una velocidad constante de 300.000 kilómetros por segundo. Pero eso sólo es cierto para la luz que viaja en el vacío. Cuando la luz tiene que viajar a través de cualquier cosa con moléculas reales flotando en ella, como aire, agua o tela, se ralentiza.

La velocidad de la luz a través de un material en comparación con su velocidad en el vacío, se denomina índice de refracción. Este valor en el espacio vacío es 1; en el aire es 1,0003, mientras que en el agua es 1,33 y en la tela es 1,53.

Cirujanos utilizarán una nueva cámara inspirada en la visión de las mariposas para extirpar tumores eficientemente

Sin embargo, la velocidad de la luz no es lo que hace que la tela parezca más oscura, sino lo que sucede cuando la luz cambia de velocidad: se dobla.

Por lo tanto, cuanto mayor es el cambio en el índice de refracción cuando la luz se mueve de un medio a otro, mayor será el cambio en su velocidad y mayor será el ángulo en que se inclina, lo que hace que parezca más oscura.

Este efecto es más pronunciado con las fibras naturales, como la lana y el algodón, ya que absorben una mayor cantidad de agua que las fibras sintéticas.

Referencia: Reflectance and albedo differences between wet and dry surfaces. Applied Optics, 1986. https://doi.org/10.1364/AO.25.000431