Robofly Robot Inalambrico Laser

En noviembre de 2017, informamos acerca de un enjambre de escarabajos ciborgs desarrollados por investigadores de la Universidad Tecnológica de Nanyang en Singapur,  que combinaban materia orgánica y dispositivos electrónicos que los distinguían de los demás minirobots por ser los más pequeños y controlables que se construyeron hasta el momento.

En ese momento, los expertos explicaron que estos robots podrían ser especialmente útiles en escenarios posteriores a desastres naturales, donde podrían moverse con el fin de ubicar estructuras colapsadas y guiar a los rescatistas mediante mapas de ubicación.

Ahora, se ha creado un nuevo tipo de robot volador, tan diminuto como para caber en la punta de un dedo de la mano, y tan liviano como un palillo. Sin embargo, lo más impresionante de este minirobot es que funciona sin baterías y utiliza la energía de los halos de luz de un láser.

Su nombre es RoboFly, y sus creadores afirman que podría contribuir con la inspección de cultivos en granjas o incluso detectar fugas de gas. Las alas con las que vuela RoboFly sin diminutas, debido a que su estructura pequeña le impide utilizar hélices como en el caso de los drones.

Sin embargo, la ventaja principal de esto tiene que ver con lo barata que resulta su fabricación y la posibilidad de deslizarse con facilidad en entornos pequeños o incómodos de acceder por drones más grande o humanos.

Los responsables de la creación de este robot fueron los ingenieros de la Universidad de Washington, quienes a través de un comunicado afirmaron que RoboFly, en vez de usar cables, se basa en una Inteligencia Artificial que le indica cuando debe mover sus alas, algo que resulta particularmente interesante en el sector de la robótica, sobre todo por el tamaño de esta máquina.

Sawyer Fuller, profesor asistente del Departamento de Ingeniería Mecánica de la Universidad de Washington, afirmó con motivo del anuncio:

Hasta ahora, el concepto de robots voladores del tamaño de un insecto y además inalámbricos era ciencia ficción. ¿Alguna vez podríamos hacer que funcionen sin necesidad de un cable? (…) Nuestro nuevo robot RoboFly inalámbrico muestra que están mucho más cerca de la vida real.

Con respecto a la energía que usa el robot insecto, los investigadores apuntaron el rayo láser a una célula fotovoltaica que está conectada por encima de RoboFly y convierte la energía láser en electricidad. Según Shyam Gollakota, miembro del equipo de desarrollo del robot, esta fue la manera más eficiente de transmitir con rapidez la potencia que la máquina necesitaba sin agregar mucho peso.

De momento, RoboFly solo tiene la capacidad de despegar y aterrizar. Esto ocurre cuando su célula fotovoltaica está fuera de línea de la visión del láser, ocasionando que se quede sin energía y aterrice. Sin embargo, se esperan próximas mejoras en el direccionamiento del láser para que este insecto robótico vuele de manera independiente y se convierta en una tentadora opción para la industria.