Estimulacion Cerebral Profunda Parkinson Eeg

Los movimientos corporales involuntarios característicos de los pacientes de Parkinson podrían ser controlados a través de un nuevo tratamiento, donde a la terapia de Estimulación Cerebral Profunda sería guiada por sondas conectadas al cráneo que registran las señales cerebrales del paciente.

Así lo plantea Nicole Swann, investigadora del Departamento de Fisiología Humana de la Universidad de Oregon (UO), quien es la autora principal de un estudio que plantea una alternativa para tratar la Enfermedad de Parkinson.

El estudio se realizó mientras Swann trabajaba como investigadora en la Universidad de California, en San Francisco, donde en compañía de un grupo de colegas logró ajustar los niveles de Estimulación Cerebral Profunda en tiempo real, luego de recibir señales cerebrales transmitidas por un dispositivo implantado quirúrgicamente debajo del cráneo del paciente, y que son capturadas por sondas y electrodos pegados a la cabeza.

La solución que plantea Swann es optimizar la técnica de Estimulación Cerebral Profunda, donde el dispositivo implantado en el cerebro quirúrgicamente para tratar la rigidez, el temblor y los problemas de movilidad de los pacientes de Parkinson, sea guiado y ajustado por una señal cerebral transmitida a través de sondas. Según la investigadora, este procedimiento también permitió un ahorro de batería considerable para el dispositivo implantado.

En su laboratorio, Swann utilizó la electroencefalografía (EEG) in vitro para capturar y comprender las señales cerebrales relacionadas con el movimiento de las personas sanas, y luego en personas con enfermedades cerebrales como el Parkinson, en las cuales se detectó un inquietante efecto secundario con respecto de los movimientos corporales involuntarios.

Swann afirma que pese a que la Estimulación Cerebral Profunda se aplica desde formalmente desde el 2002, tiene limitaciones y no se considera completamente efectiva. La razón de esto es que el dispositivo implantado debe ser ajustado a través de la técnica de ensayo y error para encontrar el mejor nivel de estimulación eléctrica que controle los síntomas del paciente.

Por ello, la adaptación de las señales cerebrales que plantea su estudio se considera un avance con respecto a esta técnica. Los científicos utilizaron un dispositivo que registró las señales cerebrales en tiempo real para elevar o reducir los niveles de estimulación. En las pruebas, realizadas en hombres de 60 años diagnosticados con Parkinson, ninguno de ellos reportó cambios en la estimulación, además de obtener un ahorro de hasta el 45 por ciento de energía en los dispositivos.

Estos hallazgos, según Swann, siembran un precedente para la creación de algoritmos más avanzados para equilibrar la estimulación en futuras versiones del dispositivo implantado, lo que se traduce en que cada persona podría alcanzar su estado cerebral ideal. Sin embargo, la científica afirmó que es necesario avanzar en la investigación.

Referencia: Adaptive deep brain stimulation for Parkinson’s disease using motor cortex sensing. 2018 IOP Publishing Ltd Journal of Neural Engineering, Vol 15, Num 4. DOI: 10.1088 / 1741-2552 / aabc9b.