Zona Protegida

A fin de mitigar el declive global de la biodiversidad, por décadas se han establecido áreas protegidas. La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, definió estos espacios de forma inequívoca como un área geográfica claramente definida que es reconocida, dedicada y administrada por medios legales para promover la conservación a largo plazo de la naturaleza, los servicios proporcionados por los ecosistemas y los valores culturales relacionados. En otras palabras, un espacio donde la biodiversidad puede prosperar sin amenazas.

Sin embargo, un nuevo estudio revela que, a pesar de los esfuerzos globales realizados en este sentido, casi un tercio de las tierras protegidas del mundo se encuentra bajo intensa presión humana. La superficie afectada alcanza aproximadamente seis millones de kilómetros cuadrados, casi el doble del área de la India

Los animales usan los principios de la economía en la naturaleza

En la actualidad hay un total de 202.000 áreas protegidas en el planeta, que ocupan el 14,7 por ciento de la superficie terrestre. Un paso significativo hacia la preservación de la Tierra fue la creación de una convención sobre la diversidad biológica, la cual han suscrito 193 países. Su objetivo principal es proteger no sólo a las plantas y los animales, sino también a los hongos, microorganismos, ecosistemas y la diversidad genética en general.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Queensland, en Australia, analizó mapas de huellas ambientales existentes para determinar el alcance de la exposición humana en áreas naturales especialmente protegidas.

Los ecologistas tomaron en cuenta la presencia de centros urbanos, caminos, pastos, tierras agrícolas, canales y alumbrado nocturno, así como el impacto de cada factor en espacios protegidos en una escala de 1 a 10, y luego calcularon el coeficiente total de “presión humana”. Si este índice era superior a 4, los ambientalistas creían que el área estaba bajo una fuerte presión por parte de las personas.

Resultó que alrededor del 32,8 por ciento de las tierras protegidas, cerca de seis millones de kilómetros cuadrados, se somete a un impacto significativo, especialmente las reservas y parques del sur de Asia, Europa occidental y África.

El investigador James Watson, afiliado a la Escuela de Ciencias de la Tierra y del Medio Ambiente de la Universidad de Queensland y autor principal del estudio, comentó:

“Lo que descubrimos fueron cantidades masivas de infraestructura humana de alto nivel, como actividad minera, actividad de tala industrial, agricultura industrial, pueblos y carreteras, entre otros; lo sorprendente que estos son los lugares que las naciones han manifestado que están apartando para las necesidades de la naturaleza, no para las necesidades humanas.”

Sólo cinco mil áreas protegidas se encontraron completamente intactas, la mayoría de ellas en Rusia y en Canadá. Los espacio protegidos donde se establecen reglas estrictas y la actividad económica está completa o casi completamente prohibida mostraron un coeficiente mucho más bajo de “presión humana”.

Las sorprendentes habilidades de esta especie de salamandra asombran a los científicos

Los autores señalan que desde la última Cumbre de la Tierra, que se estableció en el año 1992, ha aumentado la presión humana en el planeta en su conjunto y de manera particular en las regiones protegidas.

Esto es especialmente cierto en el caso de las reservas que se crearon antes de la adopción del Convenio sobre la Diversidad Biológica. El impacto antropogénico se ha incrementado en aproximadamente la mitad de ellas. En este sentido, los científicos piden una mejor protección de las áreas que se consideran más valiosas para la protección de la naturaleza.

Referencia: One-third of global protected land is under intense human pressure. Science, 2018. https://doi.org/10.1126/science.aap9565

Más en TekCrispy