Audifonos Trucos

Los auriculares pueden convertirse en nuestros mejores amigos, sobre todo cuando viajamos en bus, metro, auto; cuando caminamos al trabajo, a la casa, en fin, en cualquier momento en que decidimos ser nuestra propia compañía.

No siempre los audífonos de diadema son cómodo para nosotros. Debemos buscar los adecuados, aquellos con los que nos sintamos más a gusto en cuanto a calidad del sonido como por su estructura física.

Sobre este último punto, quizás muchos de los auriculares que hemos comprado terminan lastimándonos los oídos. Si eso es justo lo que te ocurre en este momento, te enseñaremos a hacer de tus audífonos algo más cómodo.

1. Evitar que las orejas se calienten demasiado

Es inevitable que nuestras orejas se calienten usando auriculares grandes si pasamos más de una hora escuchando música o con ellos puestos mientras estamos frente al PC. Esto puede ocurrir por el material del que vienen hechos: una almohadilla con semicuero u otro material sintético que además de hacerte sudar, podría calentar tus orejas haciendo que sientas molestia.

Si tienes la posibilidad de reemplazar ese material, lo mejor será que lo hagas por tela. Algún tipo de textil que sea suave, que permita el paso el aire y secar el posible sudor. El único inconveniente es que podría hacer que el sonido se escape. En tiendas como Amazon se comercializan ese tipo de almohadillas.

2. Evitar que la banda lastime la cabeza

A veces la parte de los auriculares que va en la cabeza puede lastimarnos si nos la colocamos demasiado apretada o solo porque el plástico del que están hecho no está recubierto con material acolchado.

En algunas tiendas online podemos encontrar un cojín universal que probablemente se ajuste a los auriculares que normalmente usas. Pero si no puedes adquirirlo o crees que no le servirá a tu dispositivo, entonces podrías crearlo tú mismo, solo tendrás que buscar un relleno, una tela respirable y cuando tengas las medidas necesarias, coserlo directamente sobre los auriculares.

3. Evitar que tus audífonos y tus lentes lastimen mi cabeza

Si usas anteojos permanentemente y a su vez estás con auriculares puestos la mayoría del día, entonces sabrás la incomodidad que esto representa. Un usuario de YouTube ha creado un truco que, de aplicarlo, tendrás que estar consciente que podrías poner en peligro la estética de tus audífonos.

Lo que hizo esta persona fue simple, pero efectivo. Cortó cuidadosamente un canal para que los anteojos encajaran perfectamente en las almohadillas de los audífonos y así evitar sentir que son violentamente presionados contra su cabeza.

4. Evitar que los auriculares se tensen

Esto es algo que podría ocurrir más bien si le damos poco uso a los auriculares. Se trata de la sensación de que no se abren demasiado y que esa tensión termina causando molestias en nuestra cabeza.

A veces no bastará con abrirlo y cerrarlo varias veces para que logren ‘liberarse’. Es necesario hacer un ejercicio algo más efectivo: el truco está en mantenerlos abiertos la mayor cantidad de tiempo posible, es decir, que este consejo podrías tomarlo cuando definitivamente no tengas que usar los audífonos. Toma unos cuantos libros y apóyalos en una pared en modo vertical, abre los auriculares y ‘abraza’ los libros con ellos tal y como se muestra en la imagen de arriba. De esta manera estarías procurando que poco a poco vayan adaptándose a esa posición.

5. Evitar que el conductor de sonido de pegue demasiado de la oreja

Si la banda o diadema de los auriculares ejerce mucha presión sobre los conductores de sonido, lo normal es que se ‘estampen’ contra nuestras orejas, por lo que los spickers terminen distorsionando el sonido además de lastimándonos. Si odias que esto ocurra, entonces la solución sugerida es agregar más relleno a la almohadilla.

Podrías agregar más relleno haciendo un corte en la tela, pero si no estás seguro/a de hacerlo bien y prefieres no arruinar tus audífonos, también podrías comprar o conseguir unas almohadillas más delgadas y agregarla a las que ya tienes como especie de segunda capa. Así disminuirías la posibilidad de que tus orejas toquen los spickers.