La Agencia Española de Protección de Datos(AEPD), ha estado velando por la protección de la información de los ciudadanos españoles, si bien, estuvo investigando a grandes corporaciones como Facebook y WhatsApp a quienes les impuso una multa por usar datos de los usuarios sin su consentimiento, tal parece que estas medidas no tendrán excepciones, pues recientemente se le aplicó una sanción a un ciudadano simplemente por compartir un video por WhatsApp.

De acuerdo con la información del sitio Público, la AEPD multó por 2.000 euros a un ciudadano español por compartir un video en WhatsApp donde mostraba un acto de agresión machista ocurrido en La Font de la Figuera, Valencia.

Según la fuente, el sujeto se encontraba grabando el video desde la ventana de su casa,y en la filmación se puede ver a un funcionario de la policía de esa localidad.

El acusado se encargó de divulgar el video y otras imágenes vía WhatsApp en forma de denuncia, pero lo que no se imaginó es que él sería el principal afectado.

Y es que debido a que uno de los funcionarios del video era fácil de identificar ocasionó una presunta infracción del artículo 6.1 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal (según el comunicado).

Varios vecinos confirmaron a Público, haber visto el video de la agresión, mientras otros desconocían lo ocurrido.

Video filtrado del Xiaomi Mi Mix 2S revela características inesperadas

En su resolución, la AEPD afirma que “la mera captación de imágenes de las personas o su difusión a través de WhatsApp puede considerarse un tratamiento de datos personales incluido en el ámbito de aplicación de la normativa citada”, sin embargo señala que cada caso debe ser evaluado.

Por su parte, el acusado alega que grabó una agresión machista que venía ocurriendo durante todo el día, además aseguró que nadie le advirtió que no podría hacer grabaciones en la vía pública, así lo explicó: una agresión machista, que se venía desarrollando de forma continuada durante todo el día, en distintas vías públicas del municipio, así como algunas imágenes del Policía Local que se encontraba desarrollando sus competencias profesionales durante una agresión calificable de violencia de género“.

La AEPD afirmó que debido a que la grabación fue divulgada por WhatsApp, en lugar de enviarse como prueba a un juzgado, los argumentos del acusado y su defensor no son válidos.

No cabe dudas que el uso que les damos a las redes sociales y lo que compartimos en estas puede ser delicado, ya que no sabemos en manos de quién caerá dicha información, ahora, en este caso tendríamos que pensar ¿Si en lugar de un funcionario público, en el video apareciera un ciudadano común… el organismo actuaría de la misma forma?