Hace unos 540 millones de años la vida en la Tierra cambió drásticamente; el planeta repentinamente se convirtió en el hogar de la mayoría de los principales grupos de animales conocidos hoy en día. La llamada Explosión Cámbrica marcó un punto de inflexión crítico en la línea de tiempo evolutiva, y algunos especulan que puede haber sido impulsada por fuerzas de fuera de este mundo.

Una teoría extraña y ampliamente descartada conocida como panspermia argumenta que la vida en la Tierra fue sembrada por material biológico transportado desde otras partes del universo, y de acuerdo a un nuevo estudio basado en esa teoría, los pulpos podrían ser evidencia de esto.

Debido a la complejidad del sistema nervioso del pulpo, sus particulares ojos, la flexibilidad y las habilidades de camuflaje, que aparecieron aparentemente de la nada en su árbol genealógico, el estudio propone que los cefalópodos pueden tener orígenes extraterrestres.

El estudio, escrito por 33 investigadores de universidades e institutos de todo el mundo, revisa la evidencia que es consistente con la tesis de la biología cometaria (cósmica) o panspermia.

Según esta teoría, “todo el conjunto de planetas habitables en la galaxia constituye una sola biosfera interconectada”. Esto significaría que la vida existe en todo el universo y surgió mucho antes de que los primeros organismos comenzaran a emerger en la Tierra.

Los investigadores argumentan que “la vida pudo haber sido sembrada aquí en la Tierra por cometas tan pronto como las condiciones del planeta permitieron que floreciera, hace unos 4 mil millones de años.

Gracias a su capacidad de alterar la composición genética de los organismos que infectan, los virus y retrovirus juegan un papel crítico en este argumento. Los investigadores sugieren que virus alienígenos que llegaron a la Tierra podrían, por ejemplo, haber fundamentado el “asombroso nivel de complejidad” que se observa en el genoma de los pulpos.

Además, señalan las diferencias entre el pulpo y el nautilus ancestral, argumentando que las características sofisticadas vistas en el pulpo aparecieron repentinamente en la escena evolutiva.

Como los genes transformadores responsables de las complejas características del pulpo no se pueden rastrear fácilmente a través de su árbol genealógico, los investigadores dicen que parecen haber tomados de un “futuro muy distante”.

De hecho, este principio se aplica a la aparición repentina en el registro fósil de todas las principales formas de vida, añaden los investigadores.

Con tales conclusiones, no es de extrañar por qué el documento ha atraído críticas de otros científicos. Sin embargo, algunos expertos no descartan del todo la teoría y manifestaron que se requiere de investigaciones adicionales para comprobar esta hipótesis del origen de la vida.

Referencia: Cause of Cambrian Explosion – Terrestrial or Cosmic? Progress in Biophysics and Molecular Biology, 2018. https://doi.org/10.1016/j.pbiomolbio.2018.03.004

Más en TekCrispy