Yanny O Laurel

De manera similar a como lo hizo el afamado vestido blanco con dorado o azul con negro en el año 2015, este martes 15 de mayo un clip de audio hizo que internet se sumiera en un intenso debate, que dividió a las personas en dos grupos: los que escucharon “Yanny” y los que escucharon “Laurel”.

Si escuchas uno, no escuchas al otro, y estarás convencido de que el clip de audio sólo podría estar diciendo lo que escuchas; sin embargo, no es así. Este audio pertenece a una gran clase de ilusiones ambiguas en las que un estímulo se ve, se escucha o se percibe de dos o más formas marcadamente distintas.

Según un estudio de la ilusión visual de hace tres años, la gente vio los diferentes colores debido a las suposiciones que el cerebro hizo sobre la iluminación del vestido bajo diferentes condiciones. Esta última “ilusión”, aunque se basa en la percepción auditiva, también se reduce a esas particularidades del cerebro.

Una idea es que, si hay alguna ambigüedad acerca de un sonido o palabra, el cerebro se fijará en una palabra o sonido y considerará que es la interpretación correcta.

El investigador especializado en percepción audiovisual David Alais, profesor de psicología experimental en la Universidad de Sídney en Australia, comentó al respecto explicando: “Cuando hay un estímulo perceptualmente ambiguo el cerebro se aferra a una única interpretación perceptiva. Aquí, el sonido Yanny o Laurel debe ser ambiguo porque cada sonido tiene un tiempo y energía similar, por lo que en principio, es confuso.”

Debido a esas artimañas que el cerebro hace, las expectativas sobre lo que se va a escuchar, o incluso las experiencias pasadas, podría determinar porqué algunas personas escuchan  Yanny, y otras Laurel.

Lars Riecke, un neurocientífico cognitivo de la Universidad de Maastricht en Holanda,  explica: “Además de enviar pistas auditivas vitales a su cerebro, los oídos juegan un papel en la interpretación de este audio. Cada sonido se compone de varias frecuencias, y las que crean Yanny son más altas que las de Laurel”.

Pero la forma de la oreja y la edad también podrían tener una influencia. Resulta que, a medida que las personas envejecen, comienzan a perder la capacidad de escuchar los sonidos más altos, por lo que es más probable que escuchen “Laurel”.

Pero a decir verdad, no hay una explicación convincente del porqué algunas personas escuchan una u otra palabra. Andrew Oxenham, profesor de los Departamentos de Psicología y Otorrinolaringología de la Universidad de Minnesota, expresó:

“No estoy seguro de que alguien sepa por qué algunas personas escuchan el audio de una manera y otras personas lo escuchan de otra, pero con frecuencia es lo que sucede con estas ilusiones visuales y auditivas: nuestros cerebros completan la información faltante y parece que este es uno de esos casos.”

Por su parte, Bharath Chandrasekaran, profesor asociado en el Departamento de Ciencias de la Comunicación y Trastornos de la Universidad de Texas en Austin, expresó no contar con una explicación del fenómeno, pero planea averiguarlo, por lo que está reclutando voluntarios de ambas tendencias para realizar pruebas, en las que observará sus ondas cerebrales mientras escuchan el controvertido clip de audio.

Más en TekCrispy