Vacuna Vph

Al ser una de las enfermedades de transmisión sexual más comunes, el virus de papiloma humano (VPH), representa una de las principales causas de muerte por cáncer entre las mujeres en todo el mundo.

La mayoría de las infecciones no causan síntomas y desaparecen por sí solas, pero cuando el sistema inmune no elimina el virus, la infección persistente por VPH puede causar células anormales del cuello uterino. Estas lesiones precancerosas pueden progresar a cáncer cervical si no se tratan.

Pero una reciente investigación encontró que el cáncer de cuello uterino se puede prevenir con la vacuna contra el VPH, la cual es especialmente efectiva si se aplica entre los 15 y 26 años de edad.

Hay muchos tipos diferentes de VPH. Algunos están asociados con el desarrollo de lesiones cervicales que pueden volverse cancerosas y se consideran de alto riesgo. Dos de estos tipos son el VPH16 y VPH18, que en conjunto engloban cerca del 70 por ciento de todos los casos de cáncer de cuello uterino en el mundo.

El equipo de investigadores ha resumido los resultados de 26 estudios realizados a nivel global durante los últimos ocho años, que incluyeron datos de 73.428 mujeres. La revisión evalúa la evidencia de dos vacunas contra el VPH comercialmente disponibles: Cervarix, que tiene como objetivo las cepas VPH16 y VPH18, y Gardasil, que apunta contra esas mismas cepas más dos tipos de VPH que causan verrugas genitales.

Luego de analizar los datos, los investigadores encontraron que en mujeres entre 15 y 25 años que dieron negativo para VPH antes de recibir la vacuna, el riesgo de precáncer asociado con VPH16 o VPH18 fue de 164 por cada 10.000 mujeres no vacunadas, en comparación con sólo 2 por cada 10.000 mujeres vacunadas.

De acuerdo a la revisión, las vacunas también redujeron el riesgo de cualquier precáncer cervical de 287 a 106 por cada 10.000 mujeres. Entre las mujeres de la misma edad, que dieron positivo o negativo para el VPH, las vacunas redujeron el riesgo de precáncer cervical de 341 a 157 por cada 10.000 mujeres. Sin embargo, en mujeres vacunadas entre las edades de 25 y 45 años, los efectos protectores de la vacuna contra el VPH fueron menores.

Los autores del estudio concluyeron indicando que el cáncer de cuello uterino puede tardar muchos años en desarrollarse después de la infección por VPH y el desarrollo de lesiones precancerosas; por este motivo se requiere realizar estudios de seguimiento a largo plazo para conocer los efectos de la vacunación contra el VPH y cuál es su influencia en las tasas de riesgo de cáncer cervicouterino.

Referencia: Prophylactic vaccination against human papillomaviruses to prevent cervical cancer and its precursors. The Cochrane Library, 2018. https://doi.org/10.1002/14651858.CD009069.pub3

Más en TekCrispy