Diagnosticar portadores de malaria sintomáticos es bastante difícil, ya que es necesario examinar cuidadosamente las muestras de sangre para identificar los parásitos, pero en portadores asintomáticos detectar la enfermedad es aún más difícil. Estos portadores infectados no presentan síntomas clínicos pero actúan como reservorios de la enfermedad y ayudan a que se extienda a más y más personas.

En este sentido, un equipo internacional de investigadores se propuso encontrar una forma de diagnosticar portadores de malaria asintomáticos y la clave resultó ser el olor corporal.

Asi es como erradicaron el mosquito transmisor del dengue en una ciudad australiana y sin dañar el medio ambiente

En un trabajo previo realizado en ratones, los investigadores descubrieron que la infección de malaria alteraba el olor de los animales infectados, de manera que los hacía más atractivos para los mosquitos, particularmente en un momento de la infección.

Los investigadores querían ver si podían identificar cambios en los olores humanos que estuvieran asociados con la infección de la malaria, los cuales podrían ser útiles para diagnosticar a las personas infectadas, particularmente en los portadores asintomáticos.

A este fin, los investigadores recolectaron muestras de piel y sangre de más de 400 niños de escuelas primarias en conocidos puntos calientes de malaria en el oeste de Kenia. Debido a la sensibilidad limitada de identificar la malaria mediante microscopía, el estudio también confirmó las infecciones a través de pruebas de ADN.

Luego se construyeron perfiles de volatilidad de la piel para cada individuo usando cromatografía de gases y espectrometría de masas. Esto permitió a los investigadores determinar claramente los perfiles de olor basados ​​en la volatilidad de la piel, al comparar aquellos sujetos que no tenían malaria con aquellos con infecciones sintomáticas o asintomáticas.

Estos datos posteriormente se utilizaron para crear modelos predictivos creativos utilizando aprendizaje automático para identificar de manera confiable a sujetos humanos infectados con la enfermedad.

Los robustos resultados mostraron que los modelos podrían identificar infecciones asintomáticas con una sensibilidad del 100 por ciento. Estos modelos podrían detectar con precisión las infecciones de malaria de bajo nivel que las pruebas de microscopía regular no podrían.

El equipo es pragmático sobre cuánto trabajo tienen por delante antes de que esté disponible una prueba de diagnóstico basada en el olor. Al respecto, el investigador Mark C. Mescher, profesor de biología en la Universidad Estatal de Pensilvania, profesor de ciencia de sistemas ambientales en la ETH Zurich y coautor del estudio, indicó:

“A corto plazo, nuestro objetivo es refinar los hallazgos actuales para encontrar los biomarcadores más confiables y efectivos que podamos. Esta es una ciencia básica para identificar los biomarcadores de la malaria. Todavía hay mucho más trabajo por hacer para desarrollar un ensayo de diagnóstico práctico”.

La implementación de este enfoque se ve obstaculizada por la necesidad de utilizar elaborados dispositivos de cromatografía de gases y espectrometría de masas para detectar los compuestos diana. Es necesario realizar más investigaciones sobre biosensores sensibles y económicos que puedan realizar estas mediciones en el campo, a fin de llevar estas herramientas de diagnóstico a la práctica clínica.

Referencia: Volatile biomarkers of symptomatic and asymptomatic malaria infection in humans. PNAS, 2018. https://doi.org/10.1073/pnas.1801512115

Más en TekCrispy