Cuando llevamos una agenda tan agitada en el día, nunca está demás tomarse unos minutos para disfrutar de una bebida refrescante, sin embargo, la sensación no es tan placentera cuando la bebida no está tan fría como cuando saliste de casa. Esto podría estar por cambiar, pues una nueva tecnología de autoenfriamiento permitirá que una lata se enfríe cuando lo desees. ¡Sin duda una genialidad!

Se trata del proyecto de The Joseph Company International(JCI), un fabricante estadounidense, que de la mano de 7-Eleven, una cadena de tiendas de conveniencia, han presentado un producto totalmente innovador, se trata de una línea de café llamada Fizzics Sparkling Cold Brew Coffee que vienen envasadas en nada más y nada menos que latas con enfriamiento automático.

Una de las ventajas que presentan las bebidas que se enfrían a sí mismas es que no se diluyen, lo que brinda a los consumidores una mejor experiencia de sabor.

El secreto de esta creación de Joseph Co, es que utiliza CO2 licuado como refrigerante activo. Una vez que se “activan” estas latas, el proceso de enfriamiento tarda entre 75 y 90 segundos aproximadamente.

Las instrucciones para iniciar el sistema de enfriamiento son muy simples, con solo voltear la lata boca abajo, girar la base plástica de la lata (que ahora está en la parte superior), esto para activar la Unidad de Intercambio de Calor (HEU), y esperar entre 75 y 90 segundos para completar el proceso de enfriamiento. Luego girar la lata nuevamente. Aquí te dejamos el video con la demostración:

De acuerdo con Packaging Digest, el HEU puede ser dimensionado. El HEU pesa aproximadamente 150 gramos y, una vez activado, reduce la temperatura del producto unos 30 grados.

Este no es el primer intento de Joseph en la industria de latas que se enfrían automáticamente, pues, en el reporte cuenta que previamente presentó una lata de enfriamiento automático para la bebida energética West Coast Chill en 2012, licenciada por Pepsi.

Sin embargo, este primer invento contenía HFC134A, un compuesto refrigerante que contribuía al calentamiento global, como afirmó la Agencia de Protección Medioambiental de Estados Unidos (EPA) en su blog, debido a que la misma expulsaba más de 1,400 libras (635 kilos) de dióxido de carbono en la atmósfera.

Asimismo, Joseph explica lo siguiente:

La tecnología de “Carbón Activp” que se introdujo en 2012 fue respetuosa con el medio ambiente, pero presentó algunas barreras en la producción en masa. En primer lugar, había limitaciones de perfil de presión dentro de la Unidad de Intercambio de Calor (HEU) para esta versión de la tecnología.

En segundo lugar, el carbono activo se determinó a través de cáscaras de coco pulverizadas e incineradas y hubo una preocupación sobre el suministro a largo plazo de esa fuente.

Por último, también preocupaba si el precio, incluso con grandes volúmenes, se reduciría con el tiempo utilizando esta tecnología.

En la revista, el creador explica que después de 25 años de investigación y desarrollo, lograron este resultado llamado Chill-Can basado en CO2 licuado.

La nueva tecnología para el autoenfriado puede mejorar su capacidad de fabricación, convirtiéndola en una opción viable para más marcas.

Por su parte, Tim Cogil, director de marcas privadas de 7-Eleven, mencionó en el portal que: “Debido a que la tecnología de autocongelación puede ser tan innovadora, quisimos presentarla con una bebida súper innovadora.”

Las bebidas inicialmente serán lanzadas en el mercado de los Angeles, primero como parte de un período de prueba en 15 tiendas 7-Eleven, luego se espera que el mercado se amplié al resto del país.

Sin lugar a dudas, esta es una idea realmente genial y súper innovadora, si quieres saber en detalle un poco más de su funcionamiento, puedes disfrutar de todos los detalles en este enlace.