Kaspersky Lab Servidores Suiza

La compañía rusa especializada en software de seguridad informática Kaspersky Lab anunció sus planes para trasladar parte de su infraestructura ubicada en Rusia a Suiza, buscando recuperar la confianza de sus usuarios y de la comunidad tecnológica en general luego de las acusaciones sobre sus aparentes vínculos con programas de espionaje impulsados desde el Kremlin.

Las denuncias de espionaje en contra de Kaspersky surgieron en 2017, cuando la administración Trump aseguró que la empresa había construido puertas traseras en su software de seguridad para que las agencias de inteligencia rusas espiaran a las agencias gubernamentales de EE.UU.

Posteriormente, las investigaciones revelaron que al menos el 15% de las agencias estadounidenses tenían rastros de la actuación de Kaspersky a través de su software, lo que condujo al presidente Donald Trump a prohibir su uso en todas las instituciones vinculadas al gobierno.

A pesar de que esto no representó una derrota para Kaspersky Lab desde el punto de vista económico, si lo fue en relación a su reputación, con minoristas como Best Buy retirando estos productos de sus tiendas.

Por otra parte, un informe de Reuters reveló ayer que el gobierno de los Países Bajos eliminará gradualmente este software de sus sistemas. Asimismo, el Reino Unido emitió una advertencia en diciembre pasado sobre el uso de los productos de la compañía de seguridad.

Ante la situación de Rusia, envuelta recientemente en escándalos inherentes a su intromisión en las elecciones de 2016 en Estados Unidos, Kaspersky quiere tomar distancia del problema y trasladar parte de su infraestructura de procesamiento y almacenamiento de datos a Suiza, un país con regulaciones estrictas en torno a la privacidad de datos.

Asimismo, la compañía anunció que sus acciones serán supervisadas por un tercero independiente, y reveló el lanzamiento de un centro de datos en 2019 que dará respaldo a su negocio en diversos países de los cinco continentes. De igual forma, los servidores y las herramientas de desarrollo de software de Kaspersky estarán en Zúrich.

Esto garantizará que cualquier software recién desarrollado pueda ser verificado por una organización independiente, quienes determinarán que las actualizaciones o modificaciones al software coinciden con el código fuente suministrado por Kaspersky.

Estas medidas forman parte de la iniciativa de transparencia anunciada por la compañía en septiembre pasado, y representa el poder que tiene el Gobierno de Estados Unidos para mermar la actuación de las compañías extranjeras en su territorio, como la prohibición a ZTE de estrechar lazos comerciales con las empresas norteamericanas por su aparente violación del bloqueo comercial a Irán.

Más en TekCrispy