Bitcoin

La oficina de impuestos Seminole del condado de Florida informó que estará aceptando pagos con criptomonedas tras asociarse con el proveedor BitPay.

Joel Greenberg, abogado en Seminole, reveló que para el pago de sus servicios aceptará específicamente Bitcoins y Bitcoin Cash para transacciones de licencias de conducir, cédulas de identidad, impuestos a la propiedad y títulos de vehículos.

De acuerdo con Greenberg, la nueva modalidad de pago permitirá la reducción de fraude, la optimización de transacciones y cobranza de tarifas, así como el robo de identidades. En este sentido, agregó que:

El objetivo de mi permanencia en el cargo es hacer que la experiencia de nuestros clientes sea más rápida, más eficiente y más transparente, y llevar los servicios gubernamentales del siglo XVIII al siglo XXI. Pienso que una forma de modernizar nuestros servicios es con las criptomonedas.

De igual forma, el jefe de cumplimiento corporativo en BitPay, Jeremie Beaudry, expresó lo siguiente:

reconocimos el potencial de blockchain para revolucionar la industria financiera, haciendo los pagos más rápidos, más seguros y menos costosos a escala global.  Con la oficina de impuestos Seminole hemos contratado a nuestra primera agencia gubernamental para que acepte transacciones con bitcoins y Bitcoin Cash para que sus procesos de pagos sean más sencillos y rápidos.

Esta no es el primer intento de integrar un servicio de pago con criptomonedas a un servicio gubernamental. Por ejemplo, dos abogados en Arizona y Georgia propusieron plantearon un escenario de pagos similar al que nos corresponde hoy con Seminole; sin embargo, las legislaciones no les dieron la debida autorización para llevar a cabo el proyecto.

Recordemos que hoy en día, varias naciones a nivel mundial han estado estableciendo normativas en torno al control, regulación o, incluso, prohibición de negocios o actos comerciales asociados a criptomonedas, incluyendo ICOs y exchanges.

Cada vez el mercado tiende hacia el lado de las finanzas digitales y con ellas es ineludible el surgimiento de actos criminales, delitos a mano armada y delitos de cibernéticos, como hackeos y cryptojacking.

Las autoridades de los EE.UU han invertido esfuerzos en nuevas regulaciones para casos puntuales, pero aún queda un largo camino por recorrer para que el mercado llegue a un consenso sobre el buen uso de los recursos financieros digitales y sobre las mejores prácticas para crear el ambiente propicio para los negocios.

Aún así, es indudable que un gran número de empresas y representantes legales que han mostrado simpatía hacia las criptomonedas y la tecnología Blockchain, advirtiendo que su uso debe ser bajo un marco justo e inclusivo, que permita su crecimiento continuo y no su detrimento.