Bajo Peso

En la misma medida que se extiende la legalización de la marihuana, se incrementan las preocupaciones por las consecuencias involuntarias que puedan reflejarse en la salud pública. Una de las principales es el posible aumento del consumo de marihuana entre las madres embarazadas.

En este sentido, los resultados de un estudio realizado por científicos del Instituto de Investigación sobre Adicciones de la Universidad de Buffalo, muestran que los bebés de madres que fumaron marihuana durante el embarazo, y especialmente durante el tercer trimestre, podrían estar en alto riesgo de presentar bajo peso al nacer, así como problemas de comportamiento.

Para el estudio, los investigadores evaluaron a 247 bebés y sus madres. De estos, 173 de los bebés habían estado expuestos al tabaco o la marihuana durante los embarazos de sus madres. Ninguno estuvo expuesto a cantidades significativas de alcohol.

Los investigadores encontraron que los bebés que habían estado expuestos tanto al tabaco como a la marihuana, especialmente en el tercer trimestre, eran más pequeños en longitud, peso y tamaño de cabeza, y tenían más probabilidades de nacer antes, en comparación con los bebés que no estuvieron expuestos a estas sustancias.

De igual forma, estos bebés tenían más probabilidades de ser más pequeños en longitud y peso en comparación con los bebés expuestos sólo al tabaco en el tercer trimestre. Los resultados fueron más marcados para los niños que para las niñas.

Otra implicación del consumo de marihuana durante el embarazo, según el estudio, es que un menor peso y tamaño de nacimiento predijo el comportamiento del bebé en la infancia tardía. Al respecto, la Dra. Rina Das Eiden, afiliada al Instituto de Investigación sobre Adicciones y coautora del estudio, explicó:

“Las madres informaron que los bebés más pequeños eran más irritables, se frustraban con mayor facilidad y tenían mayor dificultad para calmarse cuando estaban frustrados. Por lo tanto, hubo una asociación indirecta entre la exposición conjunta al tabaco y la marihuana y el comportamiento del bebé.”

Los investigadores también observaron que la irritabilidad y frustración de los bebés está relacionada con las madres que experimentaron mayores niveles de estrés durante el embarazo.

Estos hallazgos resaltan la importancia de que en la atención prenatal se pueda detectar si la madre consume marihuana, a fin de que los proveedores de salud puedan brindar un asesoramiento oportuno sobre las consecuencias adversas que puede tener el uso continuado de esta sustancia durante el embarazo y la lactancia.

Referencia: Prenatal Risk and Infant Regulation: Indirect Pathways via Fetal Growth and Maternal Prenatal Stress and Anger. Child Development, 2017. https://doi.org/10.1111/cdev.12801