Implante Oreja Antebrazo Ejercito1

En un exitoso procedimiento quirúrgico realizado por un cirujano del ejército de Estados Unidos del Centro Médico William Beaumont, un soldado recibió un trasplante de oreja luego de estar a punto de morir a causa de un accidente automovilístico.

En concreto, el joven Shamika Burrage sufrió contusiones en la cabeza y fracturas en la columna vertebral, y los médicos del hospital aseguraron que si hubiese sido atendido 30 minutos más tarde, no hubiese vivido para contarlo. En ese momento, Burrage había perdido totalmente su oreja izquierda.

A través de un procedimiento novedoso, el cirujano utilizó cartílago de las costillas del soldado para crear una nueva oreja, y posteriormente la colocó debajo de la piel de su antebrazo para hacerla crecer. El teniente coronel Owell Johnson III, quien dirige el ala de Cirugía Plástica y Reconstructiva del WBAMC, dijo con respecto a su hito quirúrgico:

Todo el objetivo consiste en que cuando todo esto termine, se vea bien, sea sensato, y dentro de cinco años, si alguien no lo conoce, no se dará cuenta (…) Como un joven soldado en servicio activo, merece la mejor reconstrucción que pueda obtener.

Inicialmente, el soldado se negó a la reconstrucción de la oreja a través de este procedimiento, sin embargo, fue convencido por Johnson de que obtendría su oreja completa nuevamente.

Además, la idea final de este procedimiento era que el soldado sintiera nuevamente algo en su oído. Por ello, se colocó el cartílago en el antebrazo, con el fin de permitir la neovascularización, que consiste en la formación de nuevos vasos sanguíneos. En este sentido, la oreja tendría arterias frescas e incluso un nervio nuevo para sentir.

Por su parte, Johnson dijo que la guerra y los conflictos bélicos producían el mayor índice de pacientes para la cirugía plástica reconstructiva, asegurando que los avances en este campo han estado relacionados con traumas post guerra. Finalmente, Burrage expresó satisfacción y optimismo por la finalización del procedimiento.

Anteriormente, informamos sobre un procedimiento similar, donde un hombre recibió un trasplante de oreja que prácticamente creció en su antebrazo. El procedimiento fue llevado a cabo por médicos chinos, y al igual que Burrage, el paciente había perdido su oreja en un accidente de coche.

La oreja implantada había sido creada a partir de una impresora 3D, fue insertada bajo la piel del antebrazo, y los médicos inyectaron componentes para hacer crecer la oreja nueva a partir de esa estructura. Posteriormente, extrajeron cartílago de sus costillas y le dieron forma natural a la oreja.