Durante la Conferencia Medici, llevada a cabo el 2 de mayo, la comisionado Hester Peirce, de la Comisión de Valores y Bolsa de EE.UU (SEC), comentó que el enfoque de entornos de pruebas regulatorios que están tomando los legisladores, no es el mejor para las ICOs y criptomonedas.

Peirce agregó que:

Mi temor es que los reguladores quieran tomar el mando de los procesos es la razón por la que a menudo soy cauteloso con los llamados entornos de prueba regulatorios. Estoy completamente a favor de encontrar formas de imponer medidas reglamentarias adecuadas que despejen el camino para que florezca la innovación. Sin embargo, siempre es un riesgo que los mismos reguladores estén sentados junto a los empresarios y desarrolladores todo el tiempo, ya que entorpecen su labor.

El comisionado expresó firmeza en su postura de mantener una “comunicación abierta” entre los legisladores y los empresarios o desarrolladores sujetos a tales medidas. “El enfoque en el que el regulador vela por lo que está sucediendo, pero no interviene directamente o permanece sentado con los responsables de los proyectos monitoreando todas sus decisiones de diseño es el mejor camino por tomar”, dijo Peirce.

De acuerdo con un reporte de Coindesk:

Los Sandboxes [entornos de pruebas regulatorios] fueron creados por un regulador financiero, es una de las primeras plataformas de este tipo, que ofrece una oportunidad única para que las empresas prueben e implementen sus innovaciones Fintech para brindar beneficios tanto a los clientes como al mismo sistema financiero, bajo supervisión de las autoridades.

Los llamados “sandboxes”, en este sentido, se han vuelto bastante populares entre reguladores internacionales en, por ejemplo, Lituania, el Reino Unido, Singapur, Malta, entre otros. De hecho, los que abogan su uso piensan que son herramientas que permiten satisfacer a los legisladores, sin que interfiera con el progreso del proyecto.

Desde los recientes ataques por parte de hackers, estafadores y grupos criminales a nivel internacional, muchos entes gubernamentales han estado endureciendo sus marcos legales para acabar con estos negocios, mayormente, asociados a ICOS fraudulentas o comercios con criptomonedas.

Aunque la movida represiva puede conllevar a una reducción del índice criminalístico, también produce un efecto adverso respecto a las innovaciones y nuevas compañías nuevas del sector, cuyos desarrollos se pueden ver truncados con el acercamiento de figuras reguladoras estatales, provocando un efecto de injerencia que puede alterar el curso de desarrollo.

A pesar que las nuevas tecnologías en Blockchain se basan en un protocolo descentralizado, son cada vez más la cantidad de países que se unen a buscar una solución jurídica ante la creciente ola de crímenes asociados a ellas. Por ejemplo, ayer 9 de mayo, Amazon solicitó una patente para crear un sistema en Blockchain para rastrear las IP de los envíos, información que podría servirle a las autoridades para obtener la identidad de los usuarios y establecer orden público y recaudación fiscal.