El debate en torno a la ley de criptomonedas que será lanzada este año en Rusia se ha vuelto más polémico a medida que pasan los días, incluso con varios miembros del parlamento solicitando planteando regulaciones que limitarían la inversión en criptomoneda a apenas 10,000 rublos, el equivalente a US$ 158, y que además impediría que estos activos se usen como método de pago en el país.

Sin embargo, no todos los legisladores y autoridades rusas opinan de la misma forma hostil con respecto a las criptomonedas, y es que se conoció a través de la prensa local, que un tribunal ruso sembró un precedente legal en la nación al dictaminar que el Bitcoin es una propiedad en un caso de bancarrota.

En concreto, la Novena Corte de Apelaciones de Arbitraje ordenó que un ciudadano que poseía una deuda que diera acceso a su cartera de criptomonedas a su administrador de bancarrota. Alexey Leonov era el gerente financiero de la forma OOO Rikas Finance, comenzó una disputa legal con Ilya Tsarkov, porque este último había acumulado una deuda de 18 millones de rublos a la compañía.

En este sentido Tsarkov reveló durante la disputa legal que Leonov cuenta una cartera de criptomonedas en la plataforma Blockchain.info, lo que le hizo al deudor decirle a Tsarkov que incluyera estos fondos en criptomonedas como parte del pago de la deuda. Por desgracia, los 0.2 Bitcoins que tiene el hombre en la cuenta solo equivalen a US$ 1,840.

Pese a ello, un tribunal dictaminó que a causa de estos fondos en criptomonedas, el hombre no podría ser considerado como una persona en bancarrota, y el argumento radicó en la ausencia de una base legal para aclarar el caso. Luego, el caso pasó a una Corte Superior quien dictaminó que los Bitcoins de Leonov eran una propiedad.

De esta forma, la criptomoneda pasó a entrar en la misma categoría que los coches, los smartphones, las viviendas, y otras pertenencias que se consideran propiedades en caso de un juicio sobre bancarrota. Hasta ahora, esto no define el futuro de las criptomonedas en Rusia, pero sin duda deja un excelente precedente sobre lo que piensan algunos legisladores en relación a estos activos.