Purificador Agua Energia Solar

Un grupo de científicos de la Universidad de Buffalo, en Estados Unidos, ha desarrollado un dispositivo que puede limpiar el agua sucia e incluso extraer la sal del agua marina, un avance que podría resultar de gran utilidad en aquellas zonas con escasez de agua potable o incluso en situaciones posteriores a desastres naturales que interrumpan el suministro de agua.

Lo más impresionante de este dispositivo es que su funcionamiento está impulsado por energía solar y los materiales empleados para su fabricación son de muy bajo costo. En concreto, los científicos Haomin Song y Qiaoqiang Gan, de la Facultad de Ingeniería y Ciencias Aplicadas de la Universidad de Bufalo, crearon un método de purificación que utiliza al máximo la energía solar y papel cubierto con carbono para absorber y vaporizar el agua.

A través de un comunicado de prensa publicado en el sitio web de la institución, el profesor Gan, quien es profesor de ingeniería eléctrica y lidera la investigación, afirmó:

Nuestra técnica puede producir agua potable a un ritmo más rápido de lo que teóricamente se calcula bajo la luz solar natural.

Gan explica que cuando la energía solar es utilizada para evaporar el agua, gran parte de esta energía se desperdicia cuando el calor se va perdiendo en el entorno, lo que evita que el proceso sea totalmente eficiente. En este sentido, el sistema que ha desarrollado junto a sus colegas contiene un modo de ‘dibujo de calor’ en el ambiente, que facilita una eficiencia casi perfecta.

El estudio fue publicado en la revista Advanced Science, y fue financiado por la National Science Foundation (NSF), y contó con la colaboración de la Universidad de Fudan en China, la Universidad de Wiscosin-Madison, y los autores del estudio de la Universidad de Buffalo.

Los investigadores estiman que con un dispositivo purificador de agua del tamaño de una nevera ejecutiva, pueden generar de 10 a 20 litros de agua al día. Lo más interesante de este purificador, es que a diferencia de otras técnicas similares desarrolladas en el pasado, uno de sus componentes centrales es una hoja de papel impregnada en carbono que se dobla en forma de ‘V’.

Finalmente, los bordes del papel absorben en su parte inferior el agua como una servilleta, y el recubrimiento de carbono absorbe la energía solar y la transforma en calor para la evaporación. Gan explica que la geometría del papel lo mantiene frío, debilitando la intensidad de la luz solar que recibe y permitiendo que el dispositivo se mantenga a temperatura ambiente.

De esta forma, el calor del área circundante es extraído y se compensa la pérdida de energía solar. En concreto, los investigadores evaporaron 2.2 litros de agua por cada metro cuadrado de área iluminada por la luz solar, todo esto dentro del laboratorio y con materiales de bajo costo en tiempo récord.