Dirigible Amazon

En vista de la ola de cibercrímenes asociados a las criptomonedas, las entidades gubernamentales de la Agencia de Servicios Financieros de Japón (FSA) han puesto al orden público una lista de normativas bajo las cuales deberán regirse todas las transacciones y casas de cambio en el país.

De acuerdo con lo reportado por el Nikkei Asian Review establece que las nuevas medidas pretender prevenir delitos parecidos a lo ocurrido con CoinCheck a principios de año, en el cual un grupo de hackers incurrieron en el robo de US $530 millones en NEM pertenecientes a varias compañías de la región.

Dentro del marco legal se establecerán cinco medidas primordiales que detallamos a continuación:

  1. Las casas de cambio no podrán almacenar criptomonedas en un ordenador conectado a internet; además, necesitarán poseer diversas contraseñas para efectuar transacciones con cualquier tipo de moneda digital.
  2. Todos los exchanges deberán mantener un control cercano a las tramitaciones para evitar casos de lavado de capitales y otros crímenes asociados.
  3. Los operadores cambiarios deberán revisar varias veces por día los balances de cuenta de los clientes, en caso de posibles estafas.
  4. Las criptomonedas con un alto grado de anonimidad quedarán prohibidas en vista de posibles atentados delictivos.
  5. Finalmente, deberán mantener a los accionistas alejados de los roles de administración y desarrollo de sistemas para evitar que se aprovechen del sistema e incurran en robos o estafas.

Dentro del panorama internacional, el creciente mercado de criptomonedas ha caído en un hueco de incertidumbre legal.

Muchos gobiernos están forjando medidas cada vez más restrictivas ante el comercio con este tipo de activos digitales, y uno de dichos territorios es Japón.

En meses pasados, las autoridades establecieron una serie de regulaciones a nivel de casas de cambios e ICOs.

Aunque el país del sol naciente es conocido por sus avances, las nuevas medidas traerán un desafío para el progreso financiero moderno inclinado hacia la balanza digital.

Por el momento, los operadores deberán mantenerse a la espera de más cambios, que probablemente vengan luego de ser implementadas las nuevas regulaciones, a ser impuestas a partir de este próximo verano.