Coches Autonomos Zonas Rurales

Hoy en día, los coches autónomos han sido probados en zonas urbanas, con carreteras bien definidas y personas cruzando las carreteras mientras van en movimiento. Sin embargo, ¿Qué ocurriría si existiesen coches autónomos en aquellas zonas rurales con carreteras no pavimentadas y vías no mapeadas, con vacas y caballos circulando en plena vía? ¿Los coches autónomos llegarán al campo alguna vez?

Pues bien, los investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés) se han planteado resolver esta interrogante, y han creado a través de su Laboratorio de Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial (CSAIL) un sistema de conducción autónoma que permitiría llevar la tecnología de estos coches al campo. Su nombre es MapLite, y combina los datos de GPS con sensores para dirigir el coche por la carretera.

Una de las razones por la que los fabricantes de coches autónomos se han limitado a crear mapas tridimensionales bien detallados sólo para las zonas urbanas, es que resulta mucho más fácil hacerlo porque las vías están mejor iluminadas y señalizadas que en las zonas rurales.

Sin embargo, MapLite utiliza el GPS para darle una idea al coche de dónde está ubicado, y a través de sus sensores puede reconocer lo que ocurre en el camino, determinando posibles bordes en la vía u otros obstáculos propios de las zonas rurales.

Precisamente la combinación entre el GPS y los sensores es lo que permite al coche autónomo establecer la mejor forma de alcanzar su objetivo. Pese a ello, no fue fácil para los investigadores crear un sistema de conducción autónoma sin mapas con la precisión de los coches autónomos que usan mapas en 3D.

Así lo afirmó Teddy Ort, autor principal de la investigación que dio origen a MapLite. Este sistema fue probado en un Toyota Prius, el cual condujo con éxito por diversos caminos rurales sin pavimentar en una ciudad de Massachusetts con poca población.

Finalmente, Ort afirmó que al combinar los mapas tridimensionales que utilizan los coches autónomos actuales con MapLite para las zonas urbanas, podría ser la solución perfecta para llevar esta tecnología a todos los sectores de la sociedad.