Artista Creatividad

Existe un consenso generalizado que sostiene que la adversidad infantil es perjudicial para el desarrollo cognitivo: por ejemplo, las personas que crecen en ambientes estresantes tienden a obtener calificaciones más bajas en las pruebas de memoria y coeficiente de inteligencia. En este contexto, una reciente investigación sugiere un estrecho vínculo entre la creatividad y los traumas sufridos a una edad temprana.

Los autores del estudio describen la adversidad infantil como cualquier exposición al abuso emocional, físico y sexual; negligencia emocional o física, así como escenarios de disfunción familiar, incluyendo separación o divorcio de los padres, la presencia de un miembro de la familia con alguna enfermedad mental, abuso de sustancias, violencia doméstica, entre otras irregularidades.

Los científicos querían investigar la razón por la cual ciertas enfermedades mentales están tan extendidas en el mundo del entretenimiento.

A fin de analizar los efectos de la adversidad desde la infancia y su influencia en la creatividad, los investigadores analizaron los datos de 234 artistas profesionales exitosos, incluidos 20 músicos; 129 bailarines; 83 directores, actores y diseñadores y varios cantantes de ópera, a través de cuestionarios específicos, en los cuales se investigó las diversas adversidades experimentadas en la infancia.

El análisis estadístico de los datos evidenció que los artistas que tuvieron infancias más difíciles fueron significativamente más propensos a la fantasía, la alegría del descubrimiento y la inspiración, lo que demuestra una mayor participación en el proceso creativo.

Por otro lado, también fueron quienes presentaron más traumas como adultos y experimentaron más vergüenza y ansiedad. El proceso creativo es visto por estos artistas como una especie de antídoto contra los efectos físicos y psicológicos resultantes de infancia difícil, así como de los traumas experimentados en la edad adulta.

La investigadora Paula Thomson, profesora del Departamento de Kinesiología de la Universidad Estatal de California y coautora de la investigación, comentó:

“Nos entristece la cantidad de participantes en nuestro estudio que han sufrido múltiples formas de adversidad y agresión infantil por parte de los adultos. Muchos participantes de la investigación han experimentado una politraumatización y, sin embargo, también han abrazado su pasión por mejorar el rendimiento y la creatividad. Están adoptando formas de expresar todo lo que es humano.”

Los hallazgos sugieren que los artistas con las experiencias adversas infantiles más frecuentes y arraigadas, son más conscientes del proceso creativo. En otras palabras, debido a la historia emocional negativa, y no a pesar de eso, los artistas intérpretes parecen ser más capaces de reconocer y valorar el proceso creativo.

De acuerdo a los autores del estudio, estas personas soin más conscientes de la pérdida del sentido del yo, una sensación mayor de contacto con una fuerza más allá de ellos mismos, así como una mayor intensidad emocional que coexiste con la estabilidad emocional, y una mayor conciencia espiritual durante el proceso creativo.

Los investigadores también recolectaron datos fisiológicos de los participantes, los cuales  ayudarán a realizar un nuevo estudio, con el cual los autores pretenden evaluar si existe alguna asociación entre una historia de adversidad infantil y la salud física de los artistas.

Referencia: Childhood Adversity and the Creative Experience in Adult Professional Performing Artists. Frontiers in Psycology, 2018. https://doi.org/10.3389/fpsyg.2018.00111