Duelo Corazon

La popular expresión “morir a causa de un corazón roto” ya no debería verse como una metáfora, luego de que los resultados de un estudio mostraran que en los tres meses posteriores de la muerte del conyugue,  las personas viudas tienen un incremento en el riesgo de sufrir alguna enfermedad cardiaca potencialmente mortal.

Este es el primer estudio en el que se demostró la relación entre la muerte de un ser querido y los cambios en el nivel de sustancias antiinflamatorias y del ritmo cardíaco.

La investigación realizada por científicos de la Universidad de Rice, encontró que el duelo conyugal se asocia con una producción de citocinas más pronunciada y una menor variabilidad de la frecuencia cardíaca; ambos mecanismos aumentan el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares que pueden conducir a la muerte.

Para realizar el estudio, los investigadores reclutaron a 32 personas de edades comprendidas entre 51 y 80 años, en su mayoría mujeres que recientemente perdieron a su cónyuge, y un grupo de control de 33 personas.

Entre los participantes en duelo, los investigadores encontraron que la variabilidad de la frecuencia cardíaca (VFC) fue un 47 por ciento menor que en el grupo de control. VFC es la diferencia entre dos contracciones cardíacas consecutivas. La frecuencia cardíaca fluctúa constantemente según las necesidades del cuerpo, y la violación de este mecanismo está plagada de problemas para la salud.

Pero los autores también evidenciaron un aumento del 7 por ciento en el nivel de la citoquina TNF-alfa y 5 por ciento de interleucina 6 (IL-6) en su sangre. TNF-alfa se refiere a factores de necrosis tumoral, proteínas antiinflamatorias que desencadenan el mecanismo de muerte celular; mientras que IL-6 juega un papel importante en la recuperación de lesiones traumáticas del tejido, quemaduras y otros traumatismos que provocan inflamación. Sin embargo, su exceso causa daño tisular debido a una reacción autoinmune.

Además, los cónyuges viudos tenían un 20 por ciento más de probabilidades de experimentar síntomas de depresión, en comparación con el grupo de control.

El investigador Christopher P. Fagundes, profesor en el Departamento de Psicología de la Universidad de Rice y coautor del estudio, comentó: “Esta investigación muestra cómo la pérdida de un ser querido afecta al cuerpo, aumentando la morbilidad y la mortalidad, por lo que es un paso importante para entender por qué está sucediendo esto”.

Aunque no todas las personas que han perdido un cónyuge enfrentan el mismo riesgo de problemas cardíacos, es importante saber que existe este riesgo, señalan los investigadores, quienes planean en el futuro próximo, realizar estudios orientados a tratar de determinar cuál de las personas en situación de duelo tienen el mayor riesgo, y qué factores influyen en quienes presentan una mayor resistencia a los efectos fisiológicos de duelo.

Referencia: Spousal bereavement is associated with more pronounced ex vivo cytokine production and lower heart rate variability: Mechanisms underlying cardiovascular risk? Psychoneuroimmunology, 2018. https://doi.org/10.1016/j.psyneuen.2018.04.010