Mit

El Massachusetts Institute of Technology (MIT) anunció la recolección de US $3 millones tras el lanzamiento de una iniciativa basada en Blockchain para registrar y verificar títulos académicos.

El pasado octubre del 2017, MIT reveló su asociación con el startup “Learning Machine” para crear una plataforma respaldada en la Blockchain enfocada en la academia. La decano Mary Callahan explicó lo siguiente:

Desde el principio, nuestra motivación principal siempre ha sido impulsar a los estudiantes a administrar sus propios registros académicos y títulos. Este modelo piloto les permitirá tomar posesión sobre sus registros y serán capaces de compartirlos de forma segura con quien quieran hacerlo.

Cabe destacar que las compañías “PTB Ventures”, “Omidyar Network” y “Learn Capital” se pronunciaron responsables de apoyar con la recaudación de fondos.

Por su parte, la vicepresidenta de Learning Machine, Natalie Smolenski, aclaró que otro de las funcionalidades del proyecto permitirá que los usuarios escojan libremente las plataformas Blockchain que deseen, sea la de Bitcoin o Ethereum, sea que quieran registrar sus credenciales académicas en una cadena de bloques pública o privada. En este sentido, Smolenski agregó que:

En este momento la tecnología basada en la Blockchain es aún nueva, y por eso todavía hay opiniones encontradas sobre cuál versión es mejor. […] Nuestro objetivo no es escoger ganadores en cuanto a las Blockchain. Generalmente, recomendamos que los usuarios elijan blockchains con un historial comprobado, pero en última instancia, no deseamos prescribir a los clientes qué blockchain deberían usar. Si quieren elegir la de Ethereum, podrán hacerlo, o si quieren usar la de Bitcoin, también tienen esa opción.

Como última nota, Smolenski comentó que probablemente para el 2020 la mayoría de las instituciones académicas usarán esta tecnología de una forma u otra.

Por ahora, sabemos que los cambios ya están empezando a ocurrir, no sólo de parte del MIT, sino de institutos como la Universidad de Melbourne, la Universidad de Suiza y las autoridades de Malta, quienes también han unido esfuerzos en la mejora de la educación mediante el uso de este nuevo recurso tecnológico.