Portugal Flag

La principal entidad legislativa de Portugal debatirá la próxima acerca de las regulaciones del pago de criptomonedas, esto con el objetivo de adoptar un nuevo marco legal para dichos servicios, al tiempo que pretende garantizar la seguridad de los usuarios en las transacciones.

De acuerdo con el noticiero local Jornal de Negócios, también se discutirán las sanciones aplicables y las ICO. Según los informes, el gobierno analizará las criptomonedas para que puedan surgir nuevos servicios de pago en el mercado, al tiempo que se asegura que los usuarios puedan elegir entre opciones seguras y rentables.

Según el gobierno portugués, las regulaciones permitirán que los servicios relacionados con criptomonedas se expandan dentro del país, lo que beneficiará a los consumidores al promover la competencia, a la vez que garantizará la seguridad y transparencia en su emisión.

El gobierno argumentó lo siguiente:

La regulación de ciertos aspectos, que aún no cuentan con legislación, permitirá la expansión de nuevos tipos de servicios de pago, contribuyendo a un marco legal para acomodar la innovación, en beneficio de los consumidores; y para, incluso, promover la competencia.

El marco regulatorio está configurado para aplicar “nuevas reglas para acceder a las cuentas de pago” a fin de evitar contratiempos injustificados y garantizar que los pagos sean seguros. También introducirá reglas sobre la gestión de riesgos operacionales, al tiempo que ofrecerá a los proveedores de servicios y a los operadores de ICO varios “mecanismos de denuncia”.

Según la información disponible, cuando se trata de resoluciones de disputas, “los proveedores de servicios de pago están obligados “a trabajar con organizaciones de resolución de disputas sobre inconvenientes potenciales”. El gobierno también planea introducir mecanismos de denuncia para proveedores de servicios de pago y para emisores de dinero electrónico, así como para la autoridad supervisora ​​respectiva.

Cabe destacar que el Parlamento Europeo vio que la mayoría acordó exigir una regulación más estricta de las criptomonedas, ya que un acuerdo con el Consejo Europeo que proponía reglas de criptomonedas más cercanas para evitar su abuso en el lavado de dinero y financiación del terrorismo encontró el apoyo del ente legislativo.

Por otro lado, la Comisión del Mercado de Valores de Portugal (CMVM) reveló en el pasado que estaba supervisando bancos y corredurías para estar atentos a la “euforia Bitcoin” que estaba arrasando a la nación en diciembre de 2017.

Por su parte, Hélder Rosalino, director del Banco Central de Portugal, afirmó en noviembre que no veía el Bitcoin como moneda y que es importante que la gente sepa que el Banco cree que “una criptomoneda no es una moneda”.