Picazon Vejez

De vez en cuando, bien sea por la picadura de un mosquito o el tejido áspero de un suéter, todos sentimos picazón, una señal de advertencia de nuestro cuerpo en respuesta a estímulos potencialmente dañinos.

Pero a medida que envejecemos, el organismo a veces interpreta estímulos inofensivos como amenazantes, razón por la que algunas personas son cada vez más sensibles, haciendo que incluso, el suave toque de la ropa en la piel, pueda provocar una picazón desagradable.

La salud física de los adultos mayores está mejorando, pero la salud mental no

Un estudio en ratones realizado por investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington en San Louis, puede haber encontrado la causa detrás de este fenómeno enigmático.

Para su estudio, los investigadores examinaron la respuesta de los ratones a estímulos táctiles leves. Si tocaban a los roedores con un hilo de nylon, algunos de los animales se rascaban con más frecuencia y con más fuerza que otros. Como era de esperar, fueron los ratones más viejos y con piel seca los más afectados por estímulo.

Los científicos descubrieron que la cantidad de receptores táctiles llamados células de Merkel disminuían en la piel a medida que envejecían los animales. También encontraron menos de estos receptores en los ratones con piel seca. En general, la disminución en la cantidad de estas células hizo que fueran más probables los problemas de picazón.

El investigador Hongzhen Hu, profesor de anestesiología en la Universidad de Washington y autor principal del estudio, explicó: “A medida que el número de células de Merkel disminuyó, los problemas con el picor relacionado con el tacto se incrementaron. No está muy claro la función de las células de Merkel, pero nuestros hallazgos sugieren que ayudan a controlar la respuesta al picor. Cuando se pierde estas células, también se pierde la capacidad de inhibir la picazón”.

Los autores del estudio ahora están evaluando muestras de piel de pacientes humanos para determinar si el número de células de Merkel en la epidermis también disminuye debido a los procesos de envejecimiento u otros factores. De ser así, esto podría llevar a nuevos enfoques de la terapia en el futuro.

Compuesto de la granada muestra efecto antienvejecimiento en humanos

Una primera posibilidad sería evitar la pérdida de estas células desde el principio. La segunda, estaría enfocada en aumentar la actividad de las células restantes, una alternativa que lo investigadores ya han probado de manera exitosa en ratones genéticamente modificados.

En este modelo animal, las células de Merkel pudieron activarse utilizando un agente químico. El resultado: si a los ratones se les administraba el fármaco en la cantidad adecuada, no se rascaban con tanta frecuencia.

Al respecto, los investigadores expresaron: “Esto nos da la esperanza de que si podemos controlar la actividad de las propias células de Merkel, podemos controlar este tipo de picazón”.

Referencia: Piezo2 channel–Merkel cell signaling modulates the conversion of touch to itch. Science, 2018. https://doi.org/10.1126/science.aar5703

Más en TekCrispy