Google Politicas Anuncios Elecciones

Facebook está envuelto en el peor escándalo sobre uso indebido de datos privados en redes sociales, al permitir que Cambridge Analytica usara la información de 87 millones de usuarios para generar publicidad con contenido favorable a Donald Trump o noticias falsas sobre la candidata Hillary Clinton.

Ante la ola de noticias falsas que se propagaron en Estados Unidos durante las elecciones de 2016, ha surgido un gran debate en torno a la influencia de las plataformas de redes sociales y compañías de Internet en la Democracia.

Ya Google había tomado medidas contra la difusión de información falsa y negativa con fines políticos, al penalizar a los medios rusos Sputnik y RT por su participación durante la campaña de Trump.

Ahora, Google quiere tomar medidas más enérgicas para que los anuncios políticos durante las próximas elecciones en Estados Unidos no afecten negativamente el proceso, por lo que ha anunciado una nueva serie de políticas sobre cómo verificará a los anunciantes en el país norteamericano.

La compañía ha dicho a través de su blog oficial que cualquier anunciante que desee comprar anuncios en Google para Estados Unidos, debe pasar por un proceso de verificación adicional para demostrar que es ciudadano o residente permanente, tal y como está dispuesto en la ley. Este proceso incluye la presentación de una identificación emitida por el gobierno y otra información que será anunciada próximamente.

Asimismo, Google pedirá que los anuncios incluyan una especificación clara de quién los está pagando, con el fin de evitar que actores vinculados a intereses políticos difundan contenido falso a través de su plataforma.

Con la evidencia de que Rusia utilizó las redes sociales y anuncios en Google para influir en las elecciones de 2016, esta noticia solo reafirma el compromiso asumido por el gigante tecnológico durante el año pasado para evitar que la desinformación interfiera nuevamente durante el proceso.