De acuerdo a los resultados de un estudio realizado por científicos del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), hay una edad crítica para aprender un nuevo idioma y alcanzar un nivel de fluidez similar al de una persona nativa.

Los resultados de la investigación muestran que hasta la edad de 17 o 18 años se cuenta con una muy buena habilidad para aprender la gramática de un nuevo idioma, mucho más de lo esperado. Sin embargo, el estudio también encontró que es casi imposible alcanzar un nivel de fluidez perfecto, si no se comienza a aprender la segunda lengua antes de los 10 años.

¿Los adolescentes antisociales sufren de una actividad cerebral alterada?

Si bien es típico que los niños aprendan un segundo idioma más fácilmente que los adultos, un fenómeno frecuente en las familias que emigran a un nuevo país, esta tendencia ha sido difícil de estudiar en un laboratorio.

Estudios previos que examinaron a niños y adultos en laboratorio, encontraron que los adultos eran mejores para aprender en esas condiciones. Sin embargo esos estudios no reproducen con precisión el proceso de aprendizaje a largo plazo.

Hacer seguimiento a las personas mientras aprenden una segunda lengua durante muchos años, es difícil y consume mucho tiempo, por lo que los investigadores idearon un enfoque diferente.

Decidieron tomar instantáneas de cientos de miles de personas que se encontraban en diferentes etapas de aprendizaje de inglés. Al medir la capacidad gramatical de muchas personas de diferentes edades, que comenzaron a aprender inglés en diferentes momentos de su vida, pudieron obtener datos suficientes para llegar a conclusiones significativas.

Los investigadores analizaron una prueba gramatical realizada por casi 670.000 personas, el mayor conjunto de datos jamás antes ha reunido para un estudio de la capacidad de aprendizaje de idiomas. El cuestionario llamado ¿Qué inglés?, atrae a las personas adivinando su lengua materna, dialecto y país de origen, en función de sus respuestas a las preguntas de la gramática inglesa.

Al final del cuestionario, se preguntó a las personas sobre su idioma nativo real, si habían aprendido otros idiomas y cuándo, así como la edad y dónde habían vivido.

Utilizando técnicas de modelado computarizado para contrastar los resultados de las pruebas, los investigadores determinaron que aprender un nuevo idioma era, previsiblemente, más fácil en la infancia, pero esta habilidad se sigue manteniendo en la adolescencia, por lo general hasta la edad de 17 o 18 años y en la edad adulta comienza a ser difícil.

Todavía es desconocido lo que provoca que este período crítico finalice alrededor de los 18 años. Los investigadores sugieren que los factores culturales pueden tener una influencia, pero también puede haber cambios en la plasticidad cerebral que ocurren alrededor de esa edad.

Las personas que aprenden "rápido" poseen neuronas más rápidas

Al respecto, Joshua Tenenbaum, profesor de ciencias cerebrales y cognitivas del MIT y coautor del artículo, explicó:

“Es posible que haya un cambio biológico. También es posible que sea algo social o cultural. En muchas sociedades, se alcanza la mayoría de edad a los 18 años y a partir de entonces los jóvenes salen de sus casas, quizás trabajan a tiempo completo o son estudiantes universitarios; todos esos factores tienen un impacto en la capacidad de aprendizaje de otro idioma”.

Además de las ideas sobre el período crítico, los investigadores indican que los resultados del estudio mostraron claramente que a los estudiantes les fue mejor cuando aprendieron un nuevo idioma por inmersión, en vez de simplemente asistir a un aula.

Referencia: A critical period for second language acquisition: Evidence from 2/3 million English speakers. Cognition, 2018. https://doi.org/10.1016/j.cognition.2018.04.007

Más en TekCrispy