Demanda Colectiva Ripple Eeuu

A pesar de que una gran cantidad de compañías financieras y tecnológicas se han unido a las exitosas soluciones de pago basadas en la tecnología Blockchain de Ripple, no todo es color de rosa para esta compañía. Prueba de ello ha sido una reciente demanda colectiva presentada por un bufete de abogados de San Diego, California, donde acusan a Ripple de violar las leyes de valores estatales y federales.

En concreto, el bufete Taylor-Copeland law fue el responsable de presentar la demanda cuyo autor es Ryan Coffey. En el documento, se citan cuatro cargos contra los demandados, Ripple Labs Inc., XRP II LLC y el CEO de Ripple Labs, Bradley Garlinghouse.

En la demanda se afirma que los demandados se han beneficiado de las personas a través de las ICOs que han patrocinado, así como también considera que las criptomonedas XRP cuentan con todas las características para ser valores financieros, y ha exigido a los inversionistas que aparentemente han perdido dinero con Ripple que se unan a la acción legal.

Con respecto a las ICOs, Coffey acusa a Ripple Labs de crear tokens de la nada. En este sentido, el proceso de pre-minería de la criptomoneda en 2013, es la base de la afirmación del demandante, afirmando que Ripple utilizó estrategias para ‘inflar’ estas criptomonedas y engañar a los inversionistas pese a que los tokens XRP representan una ‘inversión real’.

Asimismo, se acusa a Ripple de ofrecer valores financieros al público sin contar con la licencia de la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos (SEC, por sus siglas en inglés), además de asegurar que la creación de los XRP no le cuesta nada de dinero a Ripple y pese a ello, generan ingresos millonarios a partir de su venta.

Una consideración particular con respecto a Ripple, es que su sistema es centralizado, lo que le hace más propensa a ser regulada si así lo dictamina un tribunal. La demanda se resume en el hecho de que los inversionistas no tienen ningún tipo de garantías al poner su dinero en Ripple, ya que de hecho, podrían incurrir en pérdidas a largo plazo si lo hacen.