Humanos Filipinas

Desde hace unos 2,6 millones de años, la cadena de islas que componen lo que hoy se conoce como Filipinas, ha estado aislada del sudeste asiático continental por estrechos de aguas profundas.

Hasta ahora, la presencia humana confirmada más antigua en estas islas data de hace 67.000 años, pero un reciente descubrimiento realizado por un equipo internacional de arqueólogos, muestra que esta estimación debe ser modificada, en al menos unos sorprendentes 650 mil años.

Los investigadores descubrieron la osamenta casi completa de un rinoceronte ahora extinto, en excavaciones realizadas en sedimentos fluviales del valle Cagayan, ubicado en la provincia de Kalinga de la isla Luzón, la más grande de Filipinas.

Las marcas observadas en los huesos fósiles indican cortes con herramientas de piedra de bordes afilados, lo que demuestra que los homínidos eliminaron la carne y la grasa de este animal que mataron o encontraron recientemente fallecido.

En las cercanías también fueron encontradas 57 herramientas de piedra simples, lo que indudablemente constituye una prueba de presencia muy antigua de homínidos en la isla del sudeste asiático.

Combinando varios métodos de datación, incluyendo la resonancia de giro electrónico, proceso de datación de argón y de series de uranio, los investigadores pudieron confirmar que los restos del rinoceronte y las primitivas herramientas datan de hace más de 700.000 años

Los hallazgos indican que de alguna manera, estos atrevidos homínidos llegaron a la isla hace unos 650 mil años antes de lo previamente estimado, lo que cambia significativamente nuestra comprensión sobre la migración humana arcaica y sugiere que nuestros antepasados ​​vivieron en la región mucho antes de lo que se pensaba.

Imagen del sitio de excavación en Kalinga en la isla de Luzón en las Filipinas

No está claro cómo estos intrépidos homínidos pudieron llegar a esta isla, ya que no se encontraron artefactos relacionados con su modo de movimiento, pero los investigadores tienen algunas ideas al respecto.

Si bien algunos animales herbívoros son excelentes nadadores de larga distancia y podrían haber nadado desde las costas continentales hasta las Filipinas, durante uno de los períodos de bajo nivel del mar, esto no hubiera sido posible para los humanos.

Aunque es posible, pero poco probable, que los primeros colonizadores humanos de Filipinas hayan podido construir simples balsas, algunos argumentan que esta colonización fue accidental, tal vez gracias a balsas naturales, como manglares flotantes que a veces se rompen por tifones o tsunamis, un fenómeno infrecuente pero bien documentado.

Al respecto, el Dr. Gerrit van den Bergh, investigador en Centro de Ciencias Arqueológicas de la Universidad de Wollowong en Australia y miembro del equipo que realizó el hallazgo, indicó:

“Es posible que hayan sido atrapados en un tsunami y llevados al mar, ese tipo de fenómenos aleatorios probablemente sean responsables de estos movimientos de humanos y animales. Esta región es tectónicamente activa, por lo que los tsunamis son comunes.”

Existen precedentes recientes. Una semana después de ocurrido el tsunami del Océano Índico del año 2004, se rescató del mar, a unos 60 kilómetros de la costa, a un grupo de personas,  incluida una mujer embarazada, que lograron sobrevivir durante ocho días con agua de lluvia. Algo similar podría haber sucedido en el pasado distante.

Los investigadores piensan que es probable que este descubrimiento conlleve a esfuerzos mayores para encontrar evidencia arqueológica incluso más temprana, así como para completar los espacios en blanco entre ese momento y el presente.

Referencia: Earliest known hominin activity in the Philippines by 709 thousand years ago. Nature, 2018. doi:10.1038/s41586-018-0072-8