Nintendo Legends 1

Después del oleaje de regulaciones y la prohibición de las ICOs en Corea del Sur, en un reporte reciente fue anunciado el cambio radical en la decisión del gobierno de permitir el lanzamiento de ICOs en la región.

El representante del partido democrático, Hong Eui-rak, junto a otros diez legisladores se unieron a la moción en señal de aprobación.

Esta nueva normativa busca la legalización de las ICOs bajo la supervisión gubernamental. El objetivo planteado es reducir la incertidumbre existente en torno de los negocios que se sustentan en la tecnología Blockchain.

Parece ser que la medida estará respaldada por la Asociación Internacional de Comercio de Corea (KITA por sus siglas en inglés), la cual a su vez será dirigida por el mismo representante Hong.

De acuerdo con el portavoz de la Asamblea Nacional, Chung Sye-kyun:

Las cryptos y tecnología Blockchain pueden ser utilizadas en una amplia variadas de sectores y para buenas causas. Gracias a su potencial pensamos aclarar el panorama político en torno a su legalización.

Por su parte, el informe sugiere que esta medida favorecerá a las ICOs del sector público e industrias locales que busquen desarrollar la tecnología Blockchain. Asimismo, la medida recibió un sobrecogedor apoyo popular con más de 200.000 firmas a favor por parte de la comunidad.

Aun no se han establecido los puntos concretos que abarcará la legislación; no obstante, sabemos que la Comisión de Servicios Financieros y el Ministerio de Ciencia y ICT estarán cumpliendo su papel como organismos de supervisión.

La prohibición de ICOs y regulación del mercado criptográfico es un tema recurrente hoy en día. China, por ejemplo, ha sido uno de los países más comprometidos con su postura adversa, enfocada en campañas políticas advocadas a las fuertes regulaciones en las que han estado incurriendo en meses pasados.

El mercado que acoge la nueva tecnología ha sido sinónimo de innovación, pero también de conflictos, actos delictivos y volatilidad; por ello, muchas naciones se han unido al movimiento regulador, poniendo en jaque a cientos de negocios que dependían de ello.