Pubg

PUBG (‘PlayerUknown’s Battlegrounds’) Corp. confirmó el arresto de 15 hackers en China por “desarrollar y vender programas para hackeo y hacer trampas que afectan a PUBG”. Es ampliamente conocido que el juego desarrollado Bluehole ha enfrentado numerosos problemas con trampas, es por ello que la compañía ha decidido tomar medidas drásticas que incluyen un trabajo en conjunto con la policía de China.

De tal alianza se crea Tencent Keepers, un equipo dedicado a la monitorización virtual y a contrarrestar los intentos de fraude relacionados con el juego, que ya ha registrado más de 200 arrestos.

Las 15 personas fueron arrestadas por “desarrollar programas de pirateo, contar con mercados de pirateo y organización de transacciones”. Según las declaraciones de PUBG Corp. a Steam, los arrestados se dedicaban a la venta de malware camuflado como programa para hacer trampas en el juego, que además se instalaba como troyano –Huigezi Trojan horse– en el computador para extraer datos personales de los jugadores para luego ser vendidos a terceros.

De acuerdo con la empresa aliada, BattleEye, las trampas en Battlegrounds han crecido exponencialmente desde finales de 2017, llevando a PUBG Corp. a retirar a más del 13% de base de jugadores.

Este hecho le ha hecho perder jugadores, pues estos alegan que tantos problemas con trampas y hackers hace PUBG casi imposible de jugar, por lo que han migrado a ‘Fortnite’, el battle royale free-to-play que se ha convertido en el más rentable de los últimos tiempos.

La situación se ha vuelto bastante difícil de controlar, pues a pesar de las medidas que PUBG Corp. ha tomado, los programas que permiten trampas como revivir de manera instantánea o poder ver al enemigo detrás de los objetos son aún muy fáciles de conseguir. Sin embargo, la compañía asegura que se toma las trampas “muy seriamente” y que continuarán “detrás de estos programas (y sus creadores) hasta que nuestros jugadores sean libres de batallar en un entorno totalmente justo”.

A los detenidos se les confinó una multa de más de 5.000 dólares.