Cuando se trata de lidiar con delincuentes o hackers, el coanfitrión del podcast y show sobre criptomonedas “Coin Talk”, Aaron Lammer, no pierde el tiempo. Durante una de las transmisiones de su show recibió una notificación por parte de uno de sus seguidores de que había sido hackeado.

Al parecer, el hacker había accedido a su sitio oficial y, bajo amenazas de borrar todo el contenido, le pidió a Lammer una recompensa por US $230 con bitcoins.

En vez de pagar, el comentarista decidió optar por un método nada clásico: el molestar al delincuente.

Según lo que comenta Lammer en su cuenta de Twitter, después del hecho, al acceder a su sitio web aparecía el mensaje “Oooops su página fue encriptada”. Inmediatamente notó que debajo del mensaje había una información de contacto, mediante la cual logró llegar a la cuenta de Facebook perteneciente a un tal Barberousse Mohammed. Fue cuando Lammer se propuso a hacerle una jugada al mismo hacker enviándole mensajes de “hola, ¿acaso no aceptarías Ripple en vez de bitcoins?” para distraerlo.

https://twitter.com/aaronlammer/status/989957833021120512

https://twitter.com/aaronlammer/status/989955863942238208

Mientras la cómica conversación se desarrollaba, Lammer contactó al equipo técnico de su dominio web, quienes solventaron el inconveniente en pocas horas.

De acuerdo con el coanfitrión:

Casi terminada la conversación, Dreamhost ya había recuperado el dominio y el hacker no parecía haberse dado cuenta, así que decidí molestarlo un rato más.

La conversación abarcó desde preguntas sobre Ripple, hasta si Bitcoin Cash era mejor método de pago que el Bitcoin; después que Mohammed lo instigó repetitivas veces sobre el pago, Lammer le seguía diciendo que ya lo había hecho, “pero las comisiones de BCash demorarían la transacción”, lo cual era mentira.

Al final, Lammer afirmó que:

Realmente me gusta hablar con los estafadores y si le hubiera pagado, probablemente hubiera desaparecido al instante y no hubiera devuelto mi dominio.

De hecho, Lammer tuvo razón al no pagar, ya que según una investigación, sólo la mitad de las víctimas de hackeos que pagan se les devuelve el acceso a sus cuentas o dominios web.

Cabe destacar que los crímenes cibernéticos han estado proliferando desde finales del 2017, en especial aquellos asociados a negocios o transacciones con monedas digitales.

Cada vez son más comunes los ataques con ransomware o malwares, además de otros métodos de hackeos o criptojacking, con los cuales o se exige el pago de criptomonedas o se obtiene acceso a los ordenadores de usuarios para efectuar minería con su poder de cómputo.

Debido a esto, los gobiernos de todo el mundo se han sumado a la labor de regular el mercado emergente para poner fin a estos actos delictivos, entre los que no se paran de contar robos, hackeos y confrontaciones físicas violentas.