Depresion

La depresión es una enfermedad frecuente y potencialmente debilitante; sus síntomas varían ampliamente de persona a persona, al igual que la respuesta al tratamiento. De acuerdo a cifras de la OMS, más de 300 millones de personas a nivel global experimentan depresión.

Se sabe que la enfermedad en parte tiene una base hereditaria, por lo que comprender la arquitectura genética de la depresión podría generar mejores alternativas de tratamiento.

En este sentido, un reciente estudio ha identificado 44 variantes genéticas que pueden aumentar el riesgo de desarrollar depresión mayor. De ellos, 30 nunca se han conectado a la condición previamente.

Así es como nuestros genes inciden en qué parte de nuestro cuerpo almacenamos más grasa

Los resultados de este estudio refinan nuestra comprensión de las formas complejas en que la genética afecta la enfermedad mental. Los resultados provienen del análisis genético de casi medio millón de personas, y sugieren que todos los humanos podemos portar al menos algunas de estas variantes.

Este es el estudio más grande hasta la fecha sobre los factores de riesgo genéticos para la depresión. Combinando siete conjuntos de datos separados, el enorme equipo de 200 investigadores analizó los datos de 135.000 personas con depresión mayor y 344.000 individuos de control.

Esta gran cantidad de información reveló vínculos precisos entre ubicaciones específicas en el genoma y la depresión, lo que demuestra que, similar a trastornos psiquiátricos como la esquizofrenia, existe una base genética para la enfermedad.

Si bien el estudio muestra la existencia de una base genética, la depresión es una enfermedad altamente compleja y existen otros factores que promueven su desarrollo. Esta investigación también reveló que el riesgo de la condición fue más alto en individuos con un mayor índice de masa corporal, al igual que un nivel de educación bajo.

En referencia a los hallazgos, el Dr. Glyn Lewis, profesor de psiquiatría epidemiológica en el Colegio Universitario de Londres y uno de los autores de la investigación, manifestó:

“Este estudio ha arrojado una luz brillante sobre la base genética de la depresión, pero es sólo el primer paso. Necesitamos realizar más investigaciones para profundizar nuestro entendimiento de los fundamentos genéticos de la enfermedad, y cómo los factores de estrés ambientales se coordinan para aumentar el riesgo de desarrollar depresión.”

Además de desencadenantes psicológicos, el insomnio puede tener un fundamento genético

Ahora, los científicos están buscando voluntarios con depresión para ofrecerse como voluntarios en futuros estudios destinados a aclarar aún más el vínculo de la enfermedad con la genética humana.

El equipo espera usar eventualmente sus datos para crear tratamientos y medicamentos más eficientes, dirigidos a los genes relevantes, para los millones de personas de todo el mundo que buscan una manera de aliviar su sufrimiento.

Referencia: Genome-wide association analyses identify 44 risk variants and refine the genetic architecture of major depression. Nature Genetics, 2018. doi:10.1038/s41588-018-0090-3

Más en TekCrispy