Iota

El Financial Times (FT) publicó un artículo recientemente en el que detalla las acusaciones formuladas por varias personas contra IOTA. De acuerdo al informe, algunos miembros del equipo han recurrido a amenazas de acción legal o violencia al tratar con críticos de su proyecto en línea.

Sin embargo, Ralf Rottmann, quien se desempeña como miembro del directorio de la Fundación IOTA, aseguró que “se unió al Consejo de Administración recientemente y [no] conoce personalmente ninguno de los presuntos incidentes”:

Lo que sí sé es que la Fundación IOTA sigue ganando socios y asesores corporativos de renombre, que investigan cuidadosamente con quién se asocian, lo que a mí me resulta útil. Además, nunca presencié personalmente a ningún miembro de la Fundación IOTA para intimidar a nadie. Ha habido debates acalorados en Twitter, pero eso es normal”, declaró Rottmann.

El artículo en cuestión de FT detalla la respuesta de IOTA con respecto a un estudio realizado a finales del año pasado, llevado a cabo por el MIT Media Lab y escrito en Medium, que alega que los investigadores hallaron una vulnerabilidad en la función de hash de IOTA, escrita por desarrolladores del mismo, que habría permitido falsificaciones de las firmas de IOTA.

Las vulnerabilidades aparentes ya han sido eliminadas y el equipo de IOTA ha establecido que dichas vulnerabilidades no habrían permitido la falsificación, ya que su coordinador lo habría detenido: el sistema de “enredo” de IOTA, a diferencia de un sistema de cadena de bloques, aún no está descentralizado.

Por otro lado y respecto a lo anterior, Tim Swanson, quien funge como director de la consultora de tecnología Post Oak Labs, declaró al FT:

Una vez que comienzas a amenazar equipos de investigación independientes que investigan y verifican, no solo estás creando mala voluntad, sino que realmente estás creando un entorno en el que los investigadores de seguridad ya no se sienten seguros para proporcionar una verificación independiente de reclamos que beneficien a la sociedad como un todo.

Por su parte, El CEO de IOTA, David Sønstebø, también ha arremetido fuertemente contra los medios de comunicación vía Twitter, como TheNextWeb, publicando en la cuenta oficial que se incluiría en la lista negra al medio debido a su “difamación deliberada”.

En contraste, en una entrevista concedida a Cointelegraph el pasado mes de enero, Sønstebø habló sobre el futuro de IOTA, destacando el “fantástico” equipo que han reunido y siguen armando, con desarrolladores y asesores “líderes en el mundo” lo cual, según él, “es vital para el proyecto”.