La prevalencia del plástico, particularmente los de un solo uso, ha generado un problema masivo de contaminación global, por lo que desarrollar un polímero práctico que pueda descomponerse y luego repolimerizarse una y otra vez, ha sido un objetivo de larga data de los fabricantes de plásticos y defensores del reciclaje.

Aunque ya en se han fabricado polímeros que pueden reciclarse repetidamente, sus propiedades simplemente no son tan buenas como las de los plásticos comúnmente utilizados, hasta ahora.

Exponerse a la contaminación del aire durante el embarazo altera el cerebro del bebé

Apuntando en esa dirección, un equipo de científicos de la Universidad Estatal de Colorado ha creado un polímero reciclable con resistencia mecánica y termoestabilidad comparable al de los plásticos populares.

El descubrimiento podría marcar un paso adelante en la búsqueda de materiales más sostenibles para competir con el plástico. El polímero es liviano, resistente al calor y fuerte, pero, a diferencia del plástico convencional, puede reciclarse indefinidamente, lo que indudablemente puede generar una reducción de la demanda de producción de nuevos plásticos y disminuir su contaminante incorporación al ambiente.

Un impedimento importante para el reciclaje de plásticos es que la mayoría se degradan en moléculas que no son inmediatamente útiles. La transformación de esas moléculas nuevamente en plástico o en algún otro producto, requiere de muchas reacciones y procesos químicos, lo que hace que el reciclaje sea menos eficiente y definitivamente poco rentable.

Se estima que para el año 2050, en los océanos habrá más plásticos que peces.

La mejorada estructura del nuevo material puede polimerizarse convenientemente en condiciones ambientalmente amigables e industrialmente realistas: libre de solventes, a temperatura ambiente, con sólo unos pocos minutos de tiempo de reacción y una pequeña cantidad de catalizador.

El material resultante tiene un alto peso molecular, estabilidad térmica y cristalinidad, así como propiedades mecánicas que tiene un plástico tradicional. Lo que es más importante, el polímero se puede reciclar a su estado monomérico original bajo condiciones de laboratorio poco exigentes; el monómero se puede volver a polimerizar usando un catalizador y sin necesidad de un proceso de purificación adicional.

Este innovador material ha entusiasmado a los investigadores quienes prevén un futuro en el que los nuevos plásticos verdes, en vez de perpetuarse en vertederos y océanos durante millones de años, pueden simplemente colocarse en un reactor y, en lenguaje químico, despolimerizarse para recuperar su valor, algo que simplemente no es posible para los plásticos derivados del petróleo actuales.

Nuevo tipo de vidrio hecho de compuestos orgánicos de metal

Los investigadores destacan el hecho de que al volver a su punto químico inicial, el material podría usarse una y otra vez, redefiniendo por completo lo que significa “reciclar”.

Ciertamente el nuevo material sólo se ha producido a escala de laboratorio académico, por lo que todavía queda mucho trabajo por hacer para perfeccionar las técnicas de producción; pero los investigadores están optimizando su proceso de síntesis de monómeros y desarrollando nuevos enfoques, incluso más rentables para la fabricación de dichos polímeros.

Referencia: A synthetic polymer system with repeatable chemical recyclability. American Association for the Advancement of Science, 2018. https://doi.org/10.1126/science.aar5498