En Rusia, un reciente proyecto de ley de activos financieros plantea la prohibición de realizar pagos con criptomonedas y limitar la inversión a 10,000 Rublos (130 euros aproximadamente) en cada proyecto de ICO.

El proyecto que fue enviado a la Cámara Baja del Parlamento ruso el pasado 20 de marzo y que ha llegado a la Duma, podría ser aprobado durante el verano. Este texto legal tiene su origen en un documento previo redactado por el Ministerio de Finanzas y el Banco Central Ruso el pasado mes de enero.

A pesar del carácter innovador del documento legal, llama la atención la prohibición contenida del uso de criptoactivos como método de pago en el país. Lo que significaría que tanto las criptomonedas como los tokens, únicamente tendrán la posibilidad de ser utilizados como depósito de valor o como activo financiero, mas no como método de pago.

En cuanto a las implicaciones que este nuevo proyecto de ley puede tener en la práctica, el abogado Rafael del Castillo Ionov experto en transacciones internacionales con criptomonedas, explicó a CriptoNoticias que “técnicamente, no se permitiría el pago en criptodivisas o tokens, esto es, una transacción de dichos activos a cambio de unos bienes o servicios, pero nada impide que sí pueda ejecutarse en la práctica a través de sistemas en los que el activo digital se convierte inmediatamente en rublos y el pago se realiza en moneda de curso legal”.

En el texto legal, también se crea una regulación en cuanto a las inversiones en ICO, estableciendo una diferencia entre lo que ahora serian inversionistas acreditados y no acreditados. Los no acreditados por una parte, tendrían fijada una limitación de inversión en cada proyecto de 10,000 rublos, lo que serían unos 130 euros al cambio actual.

Según el abogado Rafael del Castillo Ionov esto sería un límite de inversión bastante bajo. “A modo de comparación, la legislación española sobre plataformas de financiación participativa (crowdfunding), Ley 5/2015, de 27 de abril, de fomento de la financiación empresarial establece en el art. 82.1 un límite de 3,000 euros por proyecto para inversores no acreditados”, señalo.

En lo que se refiere al procedimiento, el proyecto de ley requiere la publicación de una oferta de emisión en internet, en su propia página web oficial, así como también la publicación de un White Paper. Además, el contenido del texto también establece cuales son los datos que debe contener este White paper o memorando de inversión, los cuales están relacionados a la información detallada del emisor y los accionistas, la estructura de los órganos de gobierno del emisor, finalidad de la emisión de los tokens, un plan de negocios detallado, entre otros detalles.

Otro tema abordado en el documento legal está referido a las casas de cambio, estableciendo que solo personas jurídicas podrán llevar a cabo la actividad y que a su vez deberán obtener una licencia respectiva de brokers, dealers o sociedades gestoras de valores o en caso contrario, cumplir con todos los requisitos establecidos en la ley federal de mercados organizados.

Entre otros aspectos de este proyecto de ley, se encuentra la fijación de definiciones legales relacionadas al ecosistema como criptodivisa, minería, transacción digital, activo financiero digital, operador de intercambio de activos digitales, token y smart contract.

De esta manera el activo financiero digital se consideraría como “bien en formato electrónico creado usando métodos criptográficos” y determina que “los derechos de propiedad sobre dichos bienes se confirman mediante la inserción de inscripciones digitales en el registro de transacciones digitales”. Aclarando además que se consideraran activos financieros digitales las criptomonedas y los tokens.

Por otra parte la minería queda establecida como una “actividad emprendedora orientada a la creación de criptodivisas y/o validación con fines de obtener una compensación en criptodivisas”. En el caso de los Smart Contracts los establece como “contratos en formato electrónico en los que se ejecutan derechos y obligaciones de forma automatizada” y en el caso del token manifiesta que es un “activo financiero digital que se emite por una persona jurídica o empresario autónomo (emisor) al objeto de captar financiación”.

Tomando en cuenta que Rusia ha sido un país con grandes desarrollos en cuanto a tecnología blockchain y un gran número de ICO llevadas a cabo, este proyecto de ley aportaría claridad a numerosos aspectos legales y de ejecución, en lo que se refiere al mercado de criptomonedas y tecnología financiera.

Escribir un comentario