El orquestador del robo de 600 equipos de minería de bitcoins –quien escapó de prisión la semana pasada– asegura que está en libertad de viajar y que la policía lo retuvo sin evidencias.

La semana pasada, Sindri Thor Stefansson hizo filas en primera plana tras su escape de una prisión de baja seguridad en Islandia. El fugitivo había planeado el robo de unos 600 equipos de minería de criptomonedas –cuyo valor se estima en 2 millones de dólares– entre diciembre y enero del 2018, acción que le acarreó una sentencia en una pequeña prisión de baja seguridad.

El criminal emprendió su rumbo a Suecia en un vuelo, cuya aerolínea presuntamente no requería la entrega de pasaportes por estar dentro de la Comunidad Europea.

No obstante, en un comunicado al sitio Fréttabladid se dio a conocer la opinión de Stefansson, quien aclama no ser culpable y que las autoridades lo arrojaron a prisión sin tener pruebas contundentes en su contra.

Además, fue revelado que la orden de detención duraría sólo hasta el 16 de abril, pero las autoridades anunciaron a última hora la extensión de la sentencia por otros 10 días, razón por la cual Stefansson declara haber escapado de forma legal.

Stefansson aseguró a los medios:

He estado bajo custodia por unos 2 meses y medio de forma equívoca debido a una sospecha de la policía; por eso estoy molesto. No ha habido ningún testimonio que prueba mi culpabilidad y sólo he recibido amenaza tras amenaza sobre un mayor período de aislamiento, mientras estuve en prisión. Simplemente me niego a estar bajo rejas por mi propia voluntad, especialmente cuando no hay evidencias en mi contra.

Cabe destacar que el paradero de Stefansson aún es desconocido, aunque los cuerpos policiales y de inteligencia sospechan que está en España.

Por su parte, los equipos de minería no han sido encontrados y se levantó una orden de captura recompensada por 600.000 dólares para quien halle al fugitivo.

Stefansson afirmó que está negociando con las autoridades de Islandia para que le permitan regresar a su país, ya que no escapó ilegalmente. “Me encuentro en medio de negociaciones con la policía de Islandia para que me permitan volver sin que me emitan otra orden de arresto estando en el extranjero”, aclaró en la reciente nota.

Escribir un comentario