Tal y como si fuese sacado de una película de detectives, el pasado fin de semana, la Policía de Clearwater, Florida, se hizo presente en el funeral del hombre con el fin de desbloquear un iPhone con su huella dactilar. Según los oficiales, la finalidad era recabar más detalles sobre su muerte, que ocurrió durante un operativo policial.

Según el Tampa Bay Times, Victoria Armstrong, prometida del fallecido, manifestó su incomodidad ante lo sucedido y es que, a pesar de que la policía no quebrantó ninguna ley con este acto, lo cierto es que haberse presentado durante el funeral del individuo fue totalmente irrespetuoso.

El fallecido en cuestión llevaba por nombre Linus F. Phillip, y fue asesinado a finales de marzo pasado por Prentice Ables y Matthew Steniner, oficiales de la Policía de Florida, en un intento por arrestarlo, ya que al parecer el hombre estaba consumiendo marihuana.

En ese momento, los oficiales le obligaron a detenerse e intentaron hacerle bajar del coche para arrestarle. Sin embargo, Phillip arrancó sin tener en cuenta que uno de los oficiales quedaría atrapado en mitad del vehículo, y éste le disparó haciéndole perder el control del mismo. Finalmente el hombre se estrelló y posteriormente las autoridades lo declararon como muerto.

Conoce el Blackview P10000 Pro, un móvil con gran autonomía

Luego del incidente, los detectives determinaron que el iPhone de Phillips era una pieza fundamental en la investigación. Sin embargo, el hecho de no poder desbloquearlo sin la huella dactilar de su dueño, motivó a los oficiales a acudir a la funeraria donde el cadáver estaba siendo velado, haciendo el irrespetuoso intento de desbloquear el dispositivo con la huella dactilar del muerto.

La publicación del medio local sugiere que en Estados Unidos, los fallecidos no tienen muchos derechos legales. De hecho, que oficiales de policía hagan acto de presencia en una funeraria sin permiso para recolectar pruebas sobre un suceso no está prohibido por la ley.