La nueva Regulación General de Protección de Datos (GDPR, por sus siglas en inglés) que entrará en vigor el próximo 25 de mayo en la Unión Europea, buscará reforzar la normativa de protección de datos vigente en la región con el fin de proteger la privacidad de los ciudadanos. Hasta el momento, la tecnología de reconocimiento facial de Facebook está prohibida en Europa. Sin embargo, el GDPR podría traerla de nuevo al juego, solo si los usuarios lo permiten.

Ahora, un nuevo informe del medio británico Metro, ha sugerido que Facebook ha comenzado a probar esta controvertida tecnología en la región, sin previa aprobación de los usuarios. El periodista Jimmy Nsubuga, que trabaja para dicho medio, es uno de los usuarios de Facebook que ha sido notificado sobre estas pruebas.

Anteriormente, Facebook había dicho que lanzaría una opción de ‘autorización’ para el reconocimiento facial en Europa, con el que esperaba convencer a los usuarios de expandir esta tecnología que invade su privacidad, y que fuese vetada en 2012, cuando la red social comenzó a etiquetar automáticamente a los usuarios en algunas fotografías.

Luego de que la compañía cambió sus Términos y Condiciones, aparentemente con el fin de cumplir el nuevo GDPR, se ha diseñado un esquema de autorización donde los usuarios de la Unión Europea podrán aceptar o no que Facebook use sus datos biométricos.

Pese a ello, lo más alarmante de que la empresa de Mark Zuckerberg esté comenzando a notificar a los usuarios que forman parte de una prueba de su reconocimiento facial, es que no ha ofrecido ninguna opción de participación voluntaria para ello. Es decir, solamente ha elegido unos cuantos perfiles y los ha comenzado a probar con su tecnología.

Un virus por USB puede activar el temible pantallazo azul en Windows

Con el fin de evadir disputas legales, Facebook engaña a los usuarios diciendo que la configuración para el reconocimiento facial está activa, y que solo los usuarios controlan este sistema. En este sentido, luego de que los usuarios forman parte del test de Facebook sin que la compañía esté autorizada, debe aplicar un engorroso procedimiento para eliminar esta opción en la Configuración.

Asimismo, el reporte de Metro indica que cuando los usuarios finalmente llegan a la opción para desactivar el reconocimiento facial, la compañía intenta disuadirlos de no hacerlo, al venderles la idea de que es para ‘protegerlos’. Otros usuarios, como la periodista Jennifer Baker, también formaron parte de la prueba, y confirmó que Facebook apela al miedo con el fin de desplegar su tecnología.

Como hemos dicho, el GDPR establece que Facebook no podrá incluir automáticamente en su sistema de reconocimiento facial, sino que primero debe convencerlos de ello para que lo hagan por ellos mismos. Pero lo que parece suceder en realidad es que la red social quiere que las personas sientan miedo de que sus datos sean robados si no activan esta tecnología, cuando en realidad existe evidencia más que comprobada de que, sin esta tecnología, ya la compañía invade la privacidad de las personas y vende su información a terceros.